Compartir

Como consecuencia de una serie de reclamos y denuncias interpuestas por usuarios y consumidores por ante la Defensoría del Pueblo, y que tienen por objeto a todos aquellos comercios, maxi kioscos y puestos tanto de capital como del interior provincial (siendo en algunas ciudades y pueblos mucho más abusivos); que cobran por el servicio de recarga de celulares, de las tarjetas sube, de cigarrillos, “montos adicionales que van pasando desde los $5 en adelante, han sido considerados por el Organismo de la Constitución, como una conducta y cobros ilegales”.

El Ombudsman Provincial, José Leonardo Gialluca formuló un reclamo a la Subsecretaria de Defensa al Consumidor y Usuario de la Provincia y también a la Dirección de Control Comercial del Municipio Capitalino, “para que se hagan inspecciones exprés en los distintos barrios de nuestra ciudad y de constatarse estas prácticas ilegales, inmediatamente sean denunciados y a partir de allí aplicarse las sanciones y multas correspondientes”.

Esta práctica de cobro ilegal, se señaló desde el Organismo de la Constitución se ha masificado y son muy pocos los usuarios y consumidores que hacen las denuncias, pero son muchos los que se quejan por los medios, y por ello Institucionalmente les sugerimos que concreten con los datos correspondientes los reclamos por ante las autoridades antes señaladas y también a los teléfonos 03704436379- 4436320- 08004441770 y/o a los correos electrónicos depuefor@fibertel.com.ar; denuncia@formosa.gov.ar, brindando principalmente ubicación del lugar que está cometiendo  estos abusos.

Gialluca también denunció que en los últimos tiempos, todos los redondeos de precios se hacen en contra del cliente y que hay infinidad de lugares donde no entregan tickets, pero la peor falta en el rubro de los maxi kioscos o comercios pequeños es, “la falta de carteles de precios y por ello se dan todas estas conductas abusivas, las cuales se concretan según la cara del cliente y si es de noche o fin de semana el valor de las recargas son mucho más altas”. Esto debería derivar en Actas de Infracción y posteriormente en multas o clausuras de los mismos. No aceptamos las defensas infundadas de algunos kiosqueros que fomentan los sobreprecios cuando dicen que el sistema, “deja una ganancia mínima” pues cobrar $10 o $20 ilegales representa un sistema que constituye, “un robo de dinero a sus propios clientes” y con ello el día de mañana aceptaremos que los clientes pasen por los kioscos y lleven productos sin pagarlos ya que los mismos no ganan los suficiente y además tienen que pagar servicios públicos, alquileres y otros.-