Compartir

El gobernador Gildo Insfran acaba de rubricar el acta de inicio de obras para el Jardín de Infantes del barrio Nueva Pompeya, sector periurbano en el sur de la ciudad.

Acompañando el desarrollo poblacional en esa franja periférica de la ciudad, el estado provincial acaba de inaugurar una escuela secundaria y poner en marcha la conexión del servicio de agua portable a esa y otras sectores aledaños como Santa Isabel.

Sobre el particular, el ministro de Cultura y Educación, el doctor Alberto Zorrilla, destacó que “este proyecto educativo está basado en la igualdad de oportunidades, la inclusión y principalmente en el amor”.

Para el funcionario “la construcción del jardín tantas veces deseado, es muy particular porque acá prácticamente comienza la ciudad y está en una transición entre la ruralidad y lo urbano. Y esa situación hace que la escuela tenga un desafío mayúsculo: tienen que contemplar las expectativas de nuestros estudiantes que son rurales y urbanas. Eso no está escrito en los libros, es parte del arte de la pedagogía”.

“La educación formoseña es personalizada –subrayó-. En permanente construcción, esto no se para nunca, porque las expectativas y la situación son cambiantes y las aspiraciones son cada vez mayores”.

Puso de relieve que “este proyecto educativo está basado en la igualdad de oportunidades, la inclusión y principalmente en el amor, que es el cemento de la comunidad organizada, el impulso de todo proyecto político. El amor es promesa, pero cumplida. Y hoy tenemos 1298 promesas cumplidas en nuestra provincia, sólo en el área educativa, ni quiero contar todas las otras promesas que ha formulado el gobernador Gildo Insfrán que el pueblo creyó, apoyó, y él respondió con la realidad, con las obras”.

Para finalizar, hizo notar que “desde el odio y no desde el amor, no se puede entender que un pueblo acompañe a un gobernante durante tanto tiempo. El Gobierno ofrece el amor con promesas cumplidas y el pueblo acepta y corresponde, por eso elige siempre a la misma persona”.