Compartir

El gobernador Gildo Insfran revelo que en lo que transcurre de este año ya fueron habilitados 39 nuevos edificios al servicio de la educación totalizando, hasta ahora, 1313 escuelas de los distintos niveles de la enseñanza durante su gestión para comentar que las inauguraciones de obras continuaran hasta el 6 de octubre en que comenzara a regir la veda  determinada por el cronograma electoral.

De todos modos, dijo que hay más obras para seguir inaugurando “porque el modelo formoseño no ha detenido su planificación, aunque si hemos tenido que disminuir en la dinámica de ejecución de los trabajos de construcción porque desde 2015, con el nuevo gobierno, no hemos recibido ninguna partida que sea de la coparticipación provincial”.

“Todo lo que estamos ejecutando, es financiado con recursos del tesoro de la provincia de Formosa”, confirmo.

“Me animo en cada acto desafiar esta actitud maligna por pensar diferente; pero mi desafío no es porque yo sea valiente sino porque confío en el acompañamiento permanente de este pueblo humilde, sincero y comprometido”, reconoció.

Completo su concepto al señalar que “eso permite que me sienta valiente pero el día que no sienta ese acompañamiento, seré muy débil para defender los intereses de la provincia y de todos los formoseños “.

Recordó su reciente visita a localidades del departamento Ramón Lista donde inauguro cuatro escuelas para los niveles inicial, primario y secundario así como también la sede de la Unidad Regional 6 de la Policía de la provincia en  El Potrillo,   para que los integrantes de esa repartición que sean destinados allí puedan desempeñarse en un lugar adecuado para desempeñar con eficacia su trabajo.

El gobernador destaco, especialmente, la inauguración de la nueva planta de agua potable de El Potrillo, haciendo notar que así como muchas localidades del centro del territorio han soportado los efectos de la sequia esa circunstancia en el oeste se acrecienta porque el régimen de lluvias es mucho mas inferior.

Comento que hubo que realizar una serie de estudios en el contexto del Plan Esmeralda con perforaciones que llegaron a superar los 200 metros de profundidad para poder hallar la fuente de abastecimiento de la nueva planta, apelándose a toda la tecnología disponible para que los comprovincianos de esos lugares tengan iguales posibilidades que cualquier formoseño viva donde viva.

Al discurrir acerca del problema del agua para los pueblos del interior, Insfran menciono a su paso por Comandante Fontana que hubo un tiempo en que el abastecimiento para el consumo de la población de la línea se hacía a través de los vagones tanque del ferrocarril que se embarcaba de transportar agua dulce del rio Paraguay desde esta capital.

Recordó que antes de encarar la construcción de la planta potabilizadora de Fontana se resolvió otro problema que era el de la llegada del agua cruda hasta la localidad.

Les refirió, entonces, que » el agua que ustedes toman aquí es la que llega desde el bañado La Estrella», a partir de la construcción de la obra hidrovial de la ruta 28 y la reactivación del riacho Monte Lindo conectado con las lagunas Preschepa en Ibarreta y Chinchurreta en Fontana.

Trajo a cuento lo ocurrido en el pueblo cuando tuvo que soportar una prolongada sequia que obligo al gobierno provincial a realizar perforaciones con maquinarias especiales que fueron traídas a Formosa  para desalinizar  el agua subterránea, dos de las cuales aún permanecen en el pueblo para afrontar cualquier eventualidad.

Un detalle que es poco conocido y que fue relatado por Insfran es que en el caso de Fontana como en otros pueblos como Ibarreta, hay agua subterránea pero que no es dulce sino salada.»El agua hallada en Fontana era más salada que el agua de mar», relato por lo que hubo que traer de Mar del Plata los filtros que hacían falta para que operasen los desalinizadores y las comunidades pudiesen tener agua potable.

«Pese a todo este esfuerzo-dijo- en aquel momento fuimos criticados por un periodista porteño muy afamado que recorría los pueblos y llegaron hasta Pozo del Tigre donde a una comprovinciana le hicieron decir que padecía de «hambre de agua», algo que horrorizo también a la señora de los almuerzos».

«Como van a actuar así si no conocen lo que es la necesidad  ni siquiera por fotografía; tienen que venir a estar con nosotros y saber que  vivimos en una región subtropical y que tenemos adversidades climáticas y de distintos tipos  pero los formoseños estamos dispuestos a ir venciéndolas progresivamente y lo estamos haciendo», expreso.

Para que se dimensione el valor de la planta de Fontana, el gobernador menciono que en el censo poblacional de 2010 revelaba que Fontana contaba con 6.060 habitantes y la colonia Bartolomé de las Casas, 1000  y que la producción de la planta potabilizadora era de 60.000 litros mientras que la nueva será de 200.000 litros es decir que fue planificada con una proyección de 20 años.