Compartir

El gobernador Gildo Insfrán dispuso un aumento del 42% en los ingresos de los alrededor de 11 mil beneficiarios dependientes del Instituto de Pensiones Sociales (Ley 482). Esta mejora en las pensiones fue establecida con un esquema escalonado similar a los haberes de los agentes estatales, o sea de un 25% vigente desde marzo y el restante 17% a partir del 1° de junio.

Al ser retroactiva al 1° de marzo, la nueva escala a percibir operara con el ingreso de abril que incluirá la diferencia del mes precedente y que se abonara dentro de los diez días hábiles de mayo venidero, se anticipo.

Esta mejora implica para las arcas del Tesoro Provincial un desembolso mensual inmediato superior a los $52 millones y se elevara a los $58 millones cuando la posterior escala del 17% entre en vigencia en junio; que anualizado implica una inversión superior a los 170 millones de pesos.

La decisión del PEP es que los pensionados también formen parte de la escala de aumentos proporcionales que se dispuso para los agentes estatales durante este año 2019, con lo cual sus ingresos tienen una sustancial mejora.

Desde el IPS su administrador, Hugo Arrúa sostuvo que “decisiones como estas hacen de la gestión del gobernador (Gildo) Insfrán como la recuperadora institucional del valor de la palabra. Porque no se promete en el vacío sino con inversión social, trabajando con la gente, rescatando capacidades para los que no tuvieron oportunidad de desarrollarlas”.

Indico que este aumento impacta en la totalidad de los beneficiarios del IPS en toda la provincia, más de la mitad residiendo en el interior, para destacar que “se trata de una decisión de profunda connotación inclusiva y equitativa, porque dispone dar más a quien menos tiene, con el solo propósito de ir equilibrando desigualdades y situar a más personas por sobre una línea de vida digna”.