Compartir

El gobernador Gildo Insfrán se mostró complacido al advertir la convergencia de representantes de todas las provincias al Congreso Nacional del Partido Justicialista que se realizó este jueves en el micro estadio de Ferrocarril Oeste de Buenos Aires e insto a utilizar esa unidad conseguida como el pilar fundamental para sostener los difíciles momentos por los que debe aún transitar la Argentina.

“Que esta representación masiva sirva también para que nuestro presidente Alberto Fernández y nuestra vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sepan  que el pueblo humilde de la Argentina apoya incondicionalmente este proyecto  nacional y popular”, expresó en lo que se consideró como una ponderación el propósito nacional de ponderar y privilegiar las políticas federales.

Durante el encuentro que recuperó la mística peronista comparativamente con otros anteriores, hubo elogios para el mandatario formoseño de importantes referentes federales y hasta dirigentes de fuste de la ciudad y la provincia de Buenos Aires por su trajinar incansable para conseguir la unidad del Peronismo en momentos que había que confrontar con otras fuerzas que perturbaban la evolución de ese proceso.

“Volvimos a ser muchos en el partido”, se regocijó para  advertir que “fuimos capaces de entender que unidos somos invencibles y hoy en este Congreso también damos cuenta de esto”.

Por su parte, Insfrán, si bien no se apartó un ápice lo que le mandaba la agenda del día cuyos puntos cotejaba con la multitud y lograba que sean aprobados por unanimidad, también fue ovacionado cuando pidió rendirle un homenaje a la otrora juventud reaccionaria del Justicialismo en la figura de Lorenzo Pepe, quien, emocionado, le agradeció el  gesto.

Tras agradecer a los congresales que llegaron desde las 24 jurisdicciones del país, así como a los representantes del movimiento obrero, aliados electorales y representantes de los sectores sociales presentes, hizo un llamamiento a evitar por todos los medios que vuelva a escurrirse la unidad, ya que cuando ello ocurre el movimiento nacional y popular se debilita y permite  que siempre los adversarios del pueblo hacen para acceder al Gobierno con los efectos dañinos para el pueblo y sobre todo para las franjas más débiles de la comunidad.

Y esto fue lo que llevó al Gobernador a enfatizar en el sentido de que “este gesto de unidad que hoy está representada aquí en este Congreso con la presencia de todas las provincias argentinas tiene que ser el pilar fundamental para sostener los difíciles momentos que todavía tenemos que transitar y para que sepan nuestro presidente y nuestra vicepresidenta, que el pueblo humilde de la Argentina apoya incondicionalmente este proyecto”.

Una estampida

Desde la presidencia del Congreso Nacional del PJ – en el que ocupó el centro del estrado flanqueado por el presidente del Consejo Nacional, Gioja y el ministro del Interior, Eduardo De Pedro- comentó la multitud que cuando ocurrió lo del año 2015, hubo una suerte de estampida de los compañeros tenían dudas “aunque también tuvimos compañeras y compañeros que nunca renunciamos a la lucha”.

Y fue aquí cuando comentó lo que aconteció en Formosa en 2016: Y agregó: “Por lo que en el 2016, desde el costado norte de la Patria, tuvimos la osadía de convocar a compañeros y compañeras de toda la Argentina para reunirnos y debatir qué teníamos que hacer después que el compañero Alberto Rodríguez Saá dijera ‘hay 2019’”.

Insistió en que esa situación debe servir de lección para todos los peronistas “ya que los enemigos siempre tratan de que perdamos la memoria y cuando eso sucede cualquier tren nos lleva bien”.

Lo innombrable

También memoró un hecho que luego fue referido por otros oradores. Es que Insfrán recordó que un 5 de marzo de 1956, hace 64 años, el entonces presidente de la Revolución Fusiladora, firmó el decreto N° 4161, donde se establecía que  no se podría pronunciar siquiera la palabra Perón, Evita, 17 de octubre o cualquier cosa que traía el recuerdo del Movimiento Nacional Justicialista al pueblo argentino.

Memoró luego a Perón cuando exhortaba a una actualización permanente de la doctrina justicialista para darle la razón al comprobarse con el paso del tiempo “los adversarios también actualizaron su mecanismo para dividirnos, someternos, a través de los medios de comunicación, de persecuciones y  operaciones”.

Un cerrado aplauso lo saludó cuando ante esa recordación subrayó: “Pero no pudieron con nosotros porque fuimos capaces de entender que unidos somos invencibles y hoy en este Congreso también damos cuenta de esto”.

Sin peleas

Finalmente, comentó a los congresales que muchas veces escuchó que Alberto Fernández tranquilizaba a la dirigencia y la militancia al manifestar su compromiso de que no habría más desencuentros con Cristina Fernández de Kirchner.

“Eso tiene que ser el ejemplo para nosotros… así como nuestro actual presidente de la Nación hizo su mea culpa, todos nosotros también tenemos que hacerlo”, propuso para recordar a la militancia que deben tener siempre presentes los versos de la canción partidaria que sugiere “todos unidos triunfaremos”.