Compartir

El gobernador Gildo Insfrán recibió al obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, quien se encuentra recorriendo el territorio formoseño en el marco de su primera visita pastoral a la región.

Junto al jefe del Regimiento de Infantería de Monte 29, coronel Gabriel Jorge De Senzi, el prelado fue recibido por el primer mandatario, en visita de carácter protocolar en el despacho del quinto piso de la sede gubernamental.

Al término del encuentro, monseñor Olivera agradeció los presentes que Insfrán le regalo, comentando que retribuyo con una imagen del cura Brochero, recordando que fue nueve años obispo en la tierra cordobesa donde naciera el santo argentino.

Puso en valor a Brochero diciendo que “fue un hombre que trabajo mucho por su pueblo, no solo en predicar a Jesucristo, sino en la transformación y desarrollo de su pueblo, hablaba con todos los políticos y hombre de su tiempo”.

Aspiro a que su regalo sirva como referente para toda tarea por el bien del pueblo, porque el santo cordobés fue alguien que “siempre se preocupo por la dignidad de los hombres” y confiaba en que lo acompañara en ese “horizonte de un pueblo con bienestar”. “Es que la vocación política debe ser siempre de entrega y servicio al pueblo, y Brochero en un buen ejemplo y modelo”, sostuvo.

Tras explicar que su tarea específica es más con las fuerzas federales y armadas, además la de “rezar siempre por lo que nos gobiernan como dice San Pablo”.

Destaco finalmente “el valor de la patria, que la conformamos todos, como aquellos hombres y mujeres que entregan su vida por el servicio a la patria, demostrando coraje y valentía, y tantos valores como el amor a Dios y la familia”, y conto que “el Papa Francisco me pidió que anime y predique el evangelio en el ámbito castrense, porque allí están hombres y mujeres que son fundamentales en preservar la paz y en custodiarnos”.