Compartir

En estos tiempos con un contexto donde la crecida del rio Paraguay genero cierta preocupación por el repunte de las aguas y lluvias permanentes, se volvió a advertir acerca de los riesgos de radicarse irregularmente en sectores bajos y vulnerables a las inundaciones.

Este proceso de insistir con los mensajes para la toma de conciencia acerca de los peligros que esto entraña y el contexto irregular al no ajustarse a lo establecido por las normas municipales, fue expuesto desde el gobierno provincial. Incluso se aprecian en todos estos lugares enormes carteles con claras advertencias de constituir “zonas de riego hídrico e inundables”.

Se aludió la continuidad del plan de relocalización definitiva a familias que fueron afectadas por las inundaciones e incluso se mantuvo la asistencia integral a otras aun pendientes de acceder a su modulo habitacional en un lote con servicios.

Tras marcarse que las áreas donde las aguas generan anegamientos son las que se encuentran fuera de las defensas, donde están asentadas muchas viviendas, se aludió a que el estado provincial viene trabajando desde hace ya tiempo y ahora nuevamente se acentuando en toda una etapa de concientización a las familias acerca de los riegos que existen al habitar estos lugares. Incluso las recientes casi dos centenares de familias beneficiadas con sus núcleos habitacionales, deben como requisito de ingreso a sus casas definitivas, desistir de regresar a esos sectores de riesgo donde se encontraban habitando de manera irregular.

Aquí se menciono el “plan desarrollado en los últimos años entre gobierno provincial y municipal, a través del cual se logro a casi seis millar de familias que habitaban sitios vulnerables pasaran a ser relocalizados en sitios seguros, proveyéndoles de un lote de su propiedad con un modulo habitacionales y todos los servicios básicos”.

“Y esto es parte de un ambicioso esquema de previsión desarrollado por el estado provincial, trabajando en dotar de las mejores condiciones de habitabilidad a muchísimas familias en zonas altas y seguras, dentro de lo que se denomina “suelo urbano”, es decir un suelo con un loteo apropiado la radicación de estas familias. Se crearon las adecuadas condiciones de habitabilidad, de ahí que se extendieron servicios como las redes de agua potable y energía eléctrica, vías de comunicación, desagües pluviales y otras mejoras, que continuaran en la misma línea con estamentos del estado provincial en un esquema integral y sistémico”, fue explicado.