Instan a consumir menos sal para prevenir múltiples enfermedades cardiovasculares

Compartir

Del mismo modo, aconsejan incorporar en la alimentación una mayor proporción de alimentos frescos como frutas y verduras.

Está comprobado que los alimentos que consumimos contienen mucha cantidad de sal, alcanzando casi el doble de los valores recomendados. Ante ello, el Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia instó a la comunidad a evitar o disminuir en gran parte su consumo para evitar enfermedades, como las relacionadas con el corazón y el cerebro.

“En nuestro País, el consumo promedio de sal es de 11 gramos al día por habitante, cuando la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 5 gramos, dado que un consumo mayor aumenta la prevalencia general de la hipertensión, que es el principal factor de riesgo para infartos, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal y cardíaca.” explicaron desde salud.

Con respecto a las medidas a tener en cuenta para eludir su ingesta, se especificó: “para alejar la sal de nuestra dieta podemos preparar nuestros platos pensando en incluir como ingredientes principales los distintos tipos de hierbas como el perejil, romero o pimienta. Si hacemos esto, el sabor y aroma de estos condimentos harán que no sientas el deseo de utilizar el salero”.

Del mismo modo, se aconsejó incorporar en la alimentación una mayor proporción de alimentos frescos como frutas y verduras, elegir alimentos con menos sodio en las etiquetas, evitar agregar sal a las comidas durante la cocción o en la mesa y reemplazarla por otros condimentos, son acciones claves para la prevención de la hipertensión y de otras enfermedades asociadas que afectan la calidad de vida de la gente.

Otra opción recomendada es pensar en sustituir la sal utilizada habitualmente por una de bajo contenido en sodio, ya que esta aporta la mitad de este mineral que la contenida en la sal “común”.

Finalmente, se expuso que “si en la alimentación diaria nos acostumbramos a comer una menor cantidad de sal, y a adoptar hábitos saludables estaremos reduciendo el riesgo de muchas enfermedades que son perfectamente prevenibles, solo depende de nosotros y nuestra voluntad; de esta manera estaríamos contribuyendo en gran medida a una calidad de vida saludable.”