Compartir

El monóxido de carbono (CO) constituye una de las principales causas de muerte por envenenamiento para todas las edades, tanto en nuestro país como en el mundo. Por este motivo, desde el Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia instan a regular y cuidar el uso de artefactos que puedan emitir este gas.

Indicaron que se trata de un gas tóxico que se dispersa con facilidad. A su alta toxicidad se suma la peligrosidad de pasar desapercibido, no tiene olor, es incoloro y no irrita las mucosas, por lo que podemos estar en presencia del mismo sin darnos cuenta.

La mortalidad provocada por este gas, suele estar asociada al uso de artefactos de gas defectuosos o mal instalados, fuentes de calefacción en ambientes mal ventilados, exposición a gases de motor en ambientes cerrados e inhalación de humo en el transcurso de incendios, donde el monóxido es el principal agente responsable de las alteraciones encontradas.

Desde la cartera de salud pública de la provincia se informó sobre los cuidados que deben tenerse para evitar estos hechos que pueden resultar fatales: mantener los ambientes ventilados, debe por lo menos haber una ventanilla abierta o los espacios de aireación y deben estar limpios cuando la calefacción está prendida.

En los hogares con calefacción a gas, revisar que la misma funcione correctamente. No usar las hornallas de la cocina o el horno para calentar el ambiente”.

Asimismo se aconsejó no fumar en ambientes cerrados o durante los viajes dentro de vehículos. Revisar periódicamente las salidas al exterior de calefones y aparatos de calefacción. Y si se usa brasero o estufa a querosén, deben sacarse del ambiente y apagarlas antes de acostarse.

Síntomas de intoxicación

Acerca de los síntomas, se señaló que los más común son: dolor de cabeza, somnolencia, falta de concentración, cansancio o fatiga .debilidad, náuseas, vómitos, sensación de hormigueo, irritabilidad, presión baja, entre otros.

Y añadió que “debemos tener especial cuidado con los niños, ya que en noches frías, dormir con estufas radiantes, braseros, estufas o calefactores a gas, o calefaccionar los ambientes con leña, sin garantizar el intercambio de aire o adecuada oxigenación  puede generar en ellos irritabilidad” siendo este un síntoma inadvertido para los adultos sin capacidad para reaccionar frente a una situación grave “que puede devenir en el coma seguido de muerte en largas”, alertaron.