Compartir

Vecinos y pacientes de Clorinda participaron de una charla en la que se promovieron hábitos saludables que ayudan a prevenir en las personas de cualquier edad, el desarrollo de enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial, y a tener una mejor calidad de vida.

La misma tuvo lugar en la sala de consultorios externos y fue llevada a cabo por un equipo de profesionales de este nosocomio, quienes trabajan día a día en beneficio de la salud integral de su comunidad, brindando atenciones y otros tantos servicios; y fomentando el autocuidado  a través de conductas de vida sanas.

El equipo de salud recordó en este marco que “la hipertensión arterial es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares” que pueden causar severos daños a la salud en general. “Es por eso que debemos controlarnos y cumplir con una rutina de alimentación sana todos los días, practicar una actividad física regularmente y hacernos todos los controles periódicos adecuados para detectar y tratar tempranamente la tensión arterial alta, si es que se presenta”.

Respecto a la diabetes, los profesionales explicaron que es una enfermedad que aparece porque un elevado nivel de azúcar en la sangre. “El consumo excesivo de alimentos que contienen altas cantidades de grasas y azúcares, y tomar muchas bebidas azucaradas más si son envasadas como gaseosas y distintos jugos, son algunos de los factores que acompañados de un marcado sedentarismo por ejemplo, es decir estar muchas horas quietos sin poner el cuerpo en movimiento con una actividad física, pueden desencadenar el desarrollo de la diabetes”, detallaron acerca de la diabetes.

“Ambas patologías muchas veces se encuentran asociadas”, agregaron, comentando que “es muy frecuente que los pacientes diabéticos presenten con el tiempo tensión arterial elevada si es que no se encuentran controlados y compensados”. Y añadieron que mantener un peso adecuado, no fumar, evitar la ingesta excesiva de alcohol “y sobre todo reducir la cantidad de sal en los alimentos”, también son factores que colaboran en gran medida a tener una tensión arterial con valores normales, evitando que aumente esos niveles.

Por este motivo, insistieron en “la importancia del autocuidado a través de los buenos hábitos alimentarios y de tomarnos el tiempo de poner el cuerpo en movimiento todos los días aunque sea un rato (media hora, una hora) con ejercicios simples como caminatas, trote, andar en bici, nadar, hacer algún baile o cualquier otro parecido de intensidad leve o moderada”.

El conjunto de estas conductas sanas nos hará notar “una mejoría en nuestra calidad de vida en todos los aspectos” y, al mismo tiempo, con ellas “hacemos un gran aporte a nuestro organismo para evitar o disminuir las chances de que la hipertensión o diabetes se presenten”, remarcaron como conclusión e invitaron a la comunidad a acercarse a realizar los controles en el hospital.