Instan a realizar la consulta médica ante los mínimos síntomas de COVID

Compartir

Argumentan que es para un mejor control del virus.

En el marco de un nuevo parte de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID 19, el médico infectólogo, Julián Bibolini, instó a la población a realizar la consulta médica pertinente ante los mínimos síntomas de COVID, para controlar posibles brotes y empeoramientos del cuadro viral.

En primer lugar, el especialista aclaró que existen múltiples causas por las que puede empeorar el pronóstico de un paciente con COVID, pero uno de los principales es la consulta tardía.

“Eso es un dato que uno pudo obtener en base a cuando las personas que consultaron y son las que consultaron con cuadro grave, coincidentemente tenían más de cinco, seis días de sintomatología y sólo consultaron al momento de sentirse muy mal”, indicó.

En ese sentido, Bibolini esbozó que, si una localidad cuenta con una cantidad considerable de casos graves, es porque “seguramente hay muchísimos casos más asintomáticos o leves” que no realizan la consulta médica.

“Pero no consultar, significa no estudiar a sus contactos, no encontrar los asintomáticos, se nos pierde la oportunidad de cortar la transmisibilidad y permite nuevas infecciones y cuantas más infecciones, más casos graves, porque es proporcional. Por lo tanto, siempre habrá más casos graves donde no se puede cortar la circulación”, argumentó.

Por lo ante expuesto, el profesional insistió a la población en consultar ante la aparición de síntomas leves, ya que posibilitará identificar los asintomáticos de los contactos estrechos, permitirá el aislamiento, el testeo masivo y el bloqueo de la transmisión, “que son las medidas efectivas demostradas mundialmente”.

“Hay numerosos estudios que demuestran que el 60% de las transmisiones son de personas que no tienen síntomas, imagínense si solo buscamos a los que tuvieran síntomas. A su vez, si son síntomas graves estaríamos buscando el 10 o 5% del total, y se nos pierde el resto”, remarcó.

En ese contexto, Bibolini expuso que, en la provincia, “toda persona que venga por fiebre, dolor de cabeza, de cuerpo, si no hay un foco infeccioso claro y evidente, debemos descartar las dos patologías: coronavirus y dengue”.

En el caso del dengue es “mucho más sencillo”, porque con un estudio serológico “que está al alcance” de todos los laboratorios de la provincia. Y el PCR para el coronavirus, también se puede realizar en la mayoría de los hospitales con laboratorio.

“Ambos estudios se pueden realizar en las localidades próximas de las áreas programáticas o de los hospitales distritales”, aseveró.

Y reiteró: “Es importante que se puedan descartar ambas patologías, sabemos que hay casos que se tuvo y hay registrado, no solo en Argentina, sino en otras partes del mundo, la coinfección, tanto del dengue como del COVID y que obviamente dos infecciones juntas no siempre tienen mejor pronóstico, por lo tanto, tienen peor evolución”.

También, el médico solicitó al personal de salud que asista la patología del dengue, que le realice el seguimiento necesario a los pacientes.

“Cada 48 horas hay que hacerle el seguimiento y hasta 48 horas después que no tenga más fiebre. El seguimiento es para evaluar los signos de alarma en cada visita del paciente, interrogar y hacer exámenes físicos para ver si tiene una evolución favorable o no”, recordó.

Parte de salud

En otro orden, Bibolini brindó el parte de salud de los 130 pacientes que permanecen internados con coronavirus en la provincia y que se encuentran alojados en los distintos centros del interior y capital.

Del total de personas que continúan con el virus activo, ocho permanecen en terapia intensiva y dos de ellas necesitan asistencia respiratoria mecánica, por lo tanto, son categorizadas como cuadros graves.

“Esas ocho personas, incluida las que tienen asistencia respiratoria, tienen pronóstico reservado, igualmente hay una gran diferencia entre aquellas que están con asistencia porque tienen peor pronóstico”, precisó.

Además, a una persona se le retiró la asistencia respiratoria mecánica y pasó a ser un cuadro moderado, por lo que todavía sigue en terapia, pero en “franca mejoría”.

Del mismo modo, otros dos pacientes que estaban en terapia, se recuperaron “rápidamente” y pasaron a sala general. Allí, permanecen dos personas más, con cuadro moderado, cumpliendo su internación.

El resto de las personas están con síntomas leves, pero “nada que no se pueda manejar”; y, la gran mayoría, está asintomática.