Interesa a la comunidad formoseña la concreción de dos obras fundamentales

Compartir

Se relacionan con la protección de la salud y la vida

En el seno de la comunidad provincial, tanto en esta ciudad cuanto en el interior , se aguarda con expectación la concreción de  las obras estratégicas en vías de concreción que son estimuladas desde la máxima autoridad provincial teniendo en cuenta el efecto beneficioso que genera para la preservación de la salud y la vida de los formoseños.

Particularmente, en el  contexto de pandemia en el que se desenvuelven las actividades cotidianas queda en evidencia   cuán estratégicas son las obras planificadas para que la población de Formosa cuente con esos  servicios.

En vísperas de la celebración del décimo séptimo aniversario de la inauguración del Hospital de Alta Complejidad “Presidente Juan Domingo Perón” ocurrido el 14 de octubre de 2003, se dio a conocer la novedad acerca de la terminación para fines de este año de la construcción de las obras edilicias del Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia que se levanta en predio contiguo al HAC.

Dicho complejo, que ya debía estar en pleno funcionamiento con el aporte valiosísimo que ello implica para el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades complejas, entre ellas las oncológicas, que todavía obligan- y ello se puede apreciar en las noticias que refieren a pacientes que presentan el permiso para el ingreso ordenado a Formosa ya que se encuentran en Buenos Aires y otras provincias del país y la región donde se realizan tratamientos de radioterapia, por ejemplo-no está habilitado ya que durante la gestión presidencial anterior a la de Alberto Fernández se dispuso su neutralización.

La realidad sanitaria provincial- a la que la gestión de Gildo Insfrán ha prestado prioritaria atención según se aprecia en materia de moderna infraestructura, capacitados recursos humanos y equipamiento de última generación- exhibió esa falencia ya que la radioterapia, por ejemplo, a la que deben someterse los pacientes oncológicos en su lucha por vencer a la cruel enfermedad impone el traslado a Chaco, Corrientes o Córdoba y CABA, entre otros centros urbanos.

Recursos propios

 Esa situación determinó que la máxima autoridad provincial adoptara la decisión de apelar a recursos propios del tesoro local para superar la etapa de letargo y avanzar, en función de las disponibilidades, hacia la finalización de los trabajos de infraestructura edilicia.

 De acuerdo con la revelación oficial, el Centro estará terminado para fines de 2020 y a partir de entonces se crearán las condiciones para que se vayan instalando los valiosos equipos que hace varios años fueron adquiridos por la provincia y que están siendo celosamente protegidos con temperaturas adecuadas para su conservación, según las normas establecidas para esa valiosa tecnología.

 Los pronósticos señalan que probablemente desde mediados de año, esto es en el segundo semestre de 2021, ya estarán dadas las condiciones para que el Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia comience a operar a pleno con lo que ello implica de beneficioso en el plano social y económico para las familias de los enfermos.

 Es que sea cual fuere el lugar al que se deba apelar para el cumplimiento del paso esencial en la búsqueda de alivio o curación de las complejas patologías, el desarraigo genera situaciones que demandan gastos extremos y al mismo tiempo una cuestión afectiva que impacta sobremanera en el formoseño por su modo de ser y de sentir.

 Agua en calidad y cantidad

 Otras obras que constituyen un desafío para Insfrán tienen que ver con su anhelo de garantizar a la comunidad la disponibilidad de agua pura en calidad y cantidad para el consumo humano – sobre todo por lo que incide en la cuestión sanitaria de los pueblos- y para el desarrollo de proyectos productivos que generen trabajo y expandan las áreas de una amplia variedad de cultivos y la cría de ganado, todo ello en un contexto primario y agroindustrial.

El anticipo del titular del ENOHSA, doctor Enrique Cresto, sobre la inclusión en la agenda del viaje a China del Presidente de la Nación- probablemente en los primeros días de noviembre- de dos proyectos considerados emblemáticos.

El tema había sido abordado con Insfrán a fines de enero de este año en ocasión de la visita del ministro Gabriel Katopodis y luego el 28 de mayo con el mismo funcionario y el propio presidente Alberto Fernández.

Se trata del Acueducto para el Desarrollo Formoseño que transportará agua desde esta ciudad hasta Ingeniero Juárez a lo largo de casi 500 kilómetros para abastecer a las poblaciones ubicadas a la vera de la ruta 81 así como también para ejecutar un ambicioso proyecto agroindustrial que además incluye la creación de una importante oferta laboral para centenares de formoseños.

Gestión en China

 El titular del PEN había recibido el compromiso del entonces ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que en su misión en China Mauricio Macri gestionaría los recursos para el financiamiento de la “obra del siglo”que ya estaba incluida en el presupuesto nacional de 2016, aunque ya se sabe que también en este caso se incumplió con Formosa.

La otra obra mencionada por Cresto- y que significó una novedad para propios y extraños- es el proyecto ideado por Insfrán para garantizar la disponibilidad de agua durante todo el año en los departamentos Pilcomayo, Pilagás y Patiño con la construcción del denominado Acueducto de la Ruta 86 que a lo largo de 150 kilómetros se extenderá desde las proximidades de Clorinda hasta General Belgrano.

Entre las  localidades  a ser beneficiadas figuran Palma Sola, Laguna Naineck, Laguna Blanca, Siete Palmas, Riacho He Hé, Buena Vista, El Espinillo, Misión Tacaaglé y General Belgrano.

Todo el caudal que escurra por la obra se volcará en el cauce del riacho El Porteño –a la altura de general Belgrano- cuya gravitación en el desarrollo integral de los departamentos del nordeste provincial  nadie desconoce.

El agua incorporada al cauce de El Porteño puede ampliar el área de aprovechamiento e incidencia del acueducto y que a fin de optimizar el diámetro de la ambiciosa obra se plantea un bombeo continuo durante todo el año y la construcción de reservorios, desde donde se almacenará y distribuirá el agua bombeada.

Se trata de un emprendimiento concebido por el gobernador para potenciar la capacidad hortícola y ganadera en la zona de influencia mediante la provisión de agua en cantidad y calidad, de modo tal que permita el riego complementario.

El área agrícola factible de ser regada es estimada en 32.000 hectáreas, planteándose la utilización del recurso exclusivamente en sistemas de riego presurizado y de alta eficiencia como goteo y pívot central.