Compartir

De la manera en que fue anunciada por el presidente Mauricio Macri la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) perjudica a los pequeños comerciantes, los que terminan “descapitalizándose”, advirtió el vicepresidente regional NEA de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Fabián Hryniewicz.   

“Hemos hecho una presentación al ministro de la Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, donde hacemos un petitorio que en realidad refleja lo que venimos reclamando desde hace mucho tiempo para recomponer el consumo y la actividad económica”, expuso el dirigente de la CAME.

Hizo notar que “necesitamos una serie de medidas para reactivar la economía, entre ellas el IVA cero para la mercadería de consumo que se dictó, pero no como nos hubiera gustado”, marcando que desde la entidad se propuso que la devolución del impuesto sea a través de la tarjeta de débito, como se implementó durante la gestión de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Propusimos que sea por el método de devolución del impuesto a través de la tarjeta de débito, lo cual creo que es lo más democrático y menos complejo de todo, viéndose beneficiados tanto el almacenero de barrio como las grandes cadenas comerciales”, explicó Hryniewicz, enfatizando que “tal como salió el anuncio de la medida el más perjudicado es el pequeño comerciante, que en general es monotributista y no tiene la posibilidad de absorber ese IVA y al que sí se lo van a facturar”.

En toda la cadena

A la vez, subrayó que además “hemos propuesto que el IVA sea cero en toda la cadena de comercialización, desde que sale de fábrica el producto exento hasta que llega al cliente, para que verdaderamente tenga un efecto positivo en cuanto al precio de venta al público”.

En ese sentido, pormenorizó que “el pequeño comerciante, tal como está redactada y aplicándose el IVA cero, termina descapitalizándose porque tiene que absorber un crédito que va a demorar mucho en poder recuperarlo y en el caso del monotributista no lo va a poder recuperar nunca”.

“Otro de los factores en los que nosotros venimos peleando es la refinanciación de deudas fiscales, ya que en realidad venimos pidiendo por la moratoria”, señaló, puntualizando que “la gran diferencia entre el régimen de facilidad de pago y la moratoria es que con esta última hay quita de intereses, no se capitaliza la deuda y baja sensiblemente el monto a pagar, al igual que la tasa de interés”.

Finalmente, resaltó Hryniewicz que “eso es lo que hemos presentado y en lo que seguiremos insistiendo porque también hay que tener en cuenta que (estas medidas) no tengan un impacto negativo en la coparticipación de las provincias porque si lo tienen los estados provinciales van a tener un problema de cumplimiento sea para pagar a sus proveedores o sueldos, lo que también va a aparejar una merma para el consumo”.

“Tenemos que buscar medidas que sean equilibradas y que realmente beneficien a todos”, concluyó.