Compartir

El subsecretario de Cultura, Alfredo Jara, marcó que es “nuestro deber volver a empoderar al pueblo, darle las herramientas suficientes para que se repiense y a partir de ahí tengamos la capacidad suficiente de construir la Argentina que nos merecemos”.

Así lo manifestó el funcionario en el marco de la inauguración del nuevo edificio del colegio secundario “Raúl Scalabrini Ortiz”, situado en el barrio Guadalupe de la ciudad capital, hecho que significó que se eleven a 1357 las infraestructuras educativas habilitadas por la gestión del gobernador Gildo Insfrán, un número sin parangón en todo el país.

“Ante el significativo hecho que es recuperar esta escuela, ponerla en valor, ampliarla y refaccionarla, vale remarcar que lleva el nombre de Raúl Scalabrini Ortiz, uno de los hombres de FORJA, aquellos radicales que integraban una juventud que se acercaron seducidos por el pensamiento del general Juan Domingo Perón y que no solamente fue un intelectual, sino un pensador del campo nacional y popular. Junto a Homero Manzi y Arturo Jauretche contribuyeron y mucho a fortalecer nuestra doctrina”, expuso.

Puso de relieve el profesor Jara que “en un momento muy difícil que nos toca vivir a los argentinos es menester buscar en los fundamentos de carácter filosófico y en el pensamiento de estos grandes de la historia los recursos para entender, comprender y analizar la realidad político-social y trabajar en transformarla, tal como lo estamos haciendo los formoseños”.

“El gran desafío para transformar verdaderamente desde los cimientos nuestra Patria está en un proceso de reescribir la historia, de analizarla, de tratar de ser lo suficientemente objetivo como para poder quién es quién”, mencionando que “vemos cómo determinados apellidos se vuelven a repetir como Pinedo, Bullrich y todos aquellos que significan y que forman parte de la trágica historia del desencuentro y la expoliación de nuestra Patria”.

Pensamiento cipayo

Categórico, hizo notar el funcionario que “hablo con sentido de pertenencia porque es tan profundo cómo ha calado el pensamiento cipayo que uno habla de este país, de la Argentina, siempre en tercera persona, no asumiendo el compromiso de que somos argentinos, que formamos parte de esta historia y que es nuestro deber el de transformarla”.

Instó en ese sentido a “recuperar valores y la posición nacional y popular, ampliando derechos”, reprochando que los mismos “fueron cercenados en muy poco tiempo” con la llegada a la Presidencia de Mauricio Macri.

“En la política no hay nada irreversible porque son decisiones del hombre, entonces es nuestro deber volver a empoderar al pueblo, darle las herramientas suficientes para que se repiense y a partir de ahí tengamos la capacidad suficiente de construir la Argentina que nos merecemos”, subrayó.

Esbozó que “ése es el gran desafío que tenemos los que formamos parte de la generación de los bicentenarios”, apuntando que “hubo una generación a la que le tocó vivir el centenario de la Patria y vivió de espaldas al pueblo. Celebró con la presencia de reyes e invitados de Europa”.

“Después tuvimos el inicio del bicentenario, donde pudimos presentar y trabajar con un pensamiento nacional y popular y lamentablemente el aniversario del bicentenario de la independencia argentina (9 de julio de 2016) nos encontró pidiéndole perdón al rey”, lamentó Jara, acentuando que no obstante “los argentinos siempre estamos dispuestos a poner lo mejor y seguir trabajando por la grandeza de la Patria y la felicidad del pueblo, que son nuestros objetivos estratégicos”, concluyó.