Compartir

Pequeños que asisten al (JIN) Jardín de Infantes n° 376 de Palo Santo fueron beneficiados con nuevos controles pediátricos y de otras especialidades, dispuestos por un equipo del hospital de esta localidad situada al sureste del interior provincial, a unos 140 km de la capital. 

El objetivo de este operativo fue acentuar el control periódico que se lleva adelante sobre la salud de los más chiquitos, al tiempo que se actualizaron y completaron las Libretas de Salud Escolar, un importante documento que permite el seguimiento del estado de salud de los niños que asisten al nivel inicial y primario de las instituciones educativas públicas y privadas.

De este modo, los jardineritos recibieron de manera gratuita una serie de controles médicos y de enfermería. A estos fueron sumados otros servicios como la aplicación de vacunas, la promoción de hábitos saludables y la gestión de turnos programados para “los que requerían una atención con especialistas en el hospital, de acuerdo a la detección de algún síntoma o factor de riesgo”, según comentaron desde el equipo sanitario a cargo.

Entre las atenciones ofrecidas se controló la tensión arterial y temperatura corporal, fueron medidos el peso, estatura y talla. También se observó la agudeza visual y auditiva, con la respectiva revisión odontológica seguida de otros   exámenes pediátricos clínicos y físicos, los cuales están establecidos para constatar el buen estado de salud, crecimiento y desarrollo de los niños de esta edad.

Por su parte fue efectuado el chequeo de los carnets de vacunación y en los casos que se registraron dosis o esquemas incompletos se aplicaron las vacunas indicadas por el calendario vigente para las edades comprendidas en el ingreso escolar.

Hábitos saludables

Asimismo, médicos, odontólogos, enfermeros y vacunadores brindaron a los niños y padres una lista de consejos para cuidar la salud y evitar enfermedades prevenibles por medio de la práctica de hábitos sanos “que deben enseñarse desde la infancia para que acompañen a futuro en la edad adulta”, recomendaron.

Entre las sugerencias difundidas, destacaron: consumir alimentos sanos “cumpliendo con las cuatro comidas del día: desayuno almuerzo, merienda y cena”, el lavado de manos “todas las veces que podamos y en especial antes de comer y después de ir al baño”, el aseo personal, la higiene de la casa “con la colaboración de los niños para que aprendan a tener sus lugares limpio y ordenado”.

Instaron además a la práctica de una actividad física diaria que ayude a  los niños y a toda la familia a poner el cuerpo en movimiento para estar más sanos y dejar de lado el sedentarismo que actualmente se relaciona con “estar muchas horas frente a la tv, tablet, computadora y el celular” por ejemplo. También insistieron en la consulta periódica, acudiendo a los turnos programados y no esperar sentirse enfermos.