La Biblia y el Calefón

Compartir

Escribe: Luis A. Sebriano (h) Grupo Juan Pueblo.

El genio de Enrique Santos Discépolo nos dejó, entre otras cosas, esta frase bien argenta, que si bien la escribió en 1934, pareciera estar destinada a los tiempos que estamos viviendo hoy, a los que hoy conocemos como «anticuarentena», que hacen marchas y queman barbijos, en medio de una pandemia que se está llevando vidas todos los días. Frase del Tango «Cambalache» que alude a que no hay reglas claras, que todo da igual, que han perdido los valores.

Galileo Galilei nos decía que «la Ignorancia es la madre de la maldad y de todos los demás vicios». Y solamente así podemos entender la actitud que tienen algunos a la hora de actuar. Faltos de valores, egoístas, irresponsables, ignorantes, etc. Y si a todo ellos le sumamos el Odio que todos los días se ve en algunos Medios de Comunicación porteños con alcance nacional, se convierte en un caldo de cultivo, una olla a presión que busca que todo explote.

Ver el accionar del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Bs. As., de algunos habitantes de esa ciudad, de los dueños de Bares, etc; hacer lo que hacen, echándose culpas cruzadas, es realmente inentendible, digno de una tragedia griega.

Mientras venían trabajando en coordinación con el Gobierno nacional, estábamos en el puesto 51 de países con contagiados de COVID19, pero el mirarse su propio ombligo lamentablemente pudo más, y nos llevó a estar hoy en el Top Ten de los países con contagiados de COVID19.

Uno de los principios de la Ontología del Lenguaje dice que no sólo actuamos de acuerdo a como somos (y lo hacemos), sino que también somos de acuerdo a como actuamos. La acción genera ser mediante el hacer, nuestras acciones revelan como somos.

Cuando éstos medios te hablan de la «grieta» (cosa que para ellos es un gran negocio) te están metiendo el odio en pequeñas dosis, como un veneno y se sientan a esperar a que haga su efecto. Porque si hay alguien, o algunos, que apuntan a la grieta, y la quieren ensanchar, son los mismos de siempre, sólo que a lo largo de nuestra historia han tomado distintos nombres: Unitarios, Liga Patriótica, Cipayos, Bombardeos, Fusiladores, Secuestradores, Macrismo, Clarín, etc, etc.Veneno que apuntan a esa parte de la sociedad que no analiza lo que lee, ve o escucha, que no se interesa en saber cómo son realmente las cosas, que observa e interpreta la realidad según como les dicen, o según su conveniencia.

Estamos no sólo peleando contra un enemigo invisible como es el Virus, sino también contra un enemigo visible y que hace rato mostró su cara, esos que no tienen Dios, Patria ni Bandera, cuyo único ídolo es el dinero, cual Becerro de Oro. Que se vanaglorian al engañar al otro, creyéndose pícaros o vivos, que nada les importa los muertos, o el esfuerzo sobrehumano de todos los trabajadores de la Salud, de aquellos que están hace 6 meses encerrados. Una inentendible falta de empatía. 

San Agustín nos hablaba de 8 tipos de Mentiras, entre ellas esas que hacen daño y no ayudan a nadie. También Santo Tomás de Aquino distinguía 3 tipos, entre ellas la mentira maliciosa, que decía era pecado mortal. Justo el tipo de mentiras que se ve en éstos medios de comunicación todos los días, todo el día.

Estoy convencido que de ésta vamos a salir victoriosos, que siempre el Amor vence al Odio, que estamos en esta vida para hacer el bien. Que el Bien Común  que estamos buscando, al que llamaos Justicia Social, Grandeza de la Nación y Felicidad del Pueblo, lo vamos a conseguir. No tenemos que perder el rumbo, ni la unidad, ni la sensatez. Que no nos ganen la cabeza, a esta batalla mental le vamos a dar pelea y vamos a ganar.

Decía Discépolo: «Siglo XX Cambalache problemático y febril…» , lo que él no sabía era que nos seguiría haciendo reflexionar en pleno Siglo XXI… Lo bueno, lo que da esperanzas, es que somos más los que seguimos trabajando para disminuir los efectos proféticos de «Cambalache».

   «¡Dale nomás! ¡Dale que va! ¡Que allá en el horno nos vamo a encontrar»