La cirugía cardiovascular pediátrica y su importante rol en la red sanitaria

Compartir

La complejidad de las cardiopatías infantiles, requiere de una atención multidisciplinaria para su diagnóstico y tratamiento, el Hospital de Alta Complejidad “Pte. Juan Domingo Perón” cuenta con profesionales expertos que dan solución a la gran variedad de patologías cardíacas que se presentan, teniendo en cuenta los más altos estándares de conducta y tratamiento.

El servicio de Cirugía Cardiovascular Pediátrica realiza intervenciones quirúrgicas que abarcan todos los niveles de complejidad, utilizando las técnicas más avanzadas en cirugía neonatal y en pacientes pediátricos, enfatizando la asistencia no solo en el acto quirúrgico sino también brindando el apoyo y contención a los pacientes y su familia en cada etapa.

La médica Nalá Junko- cirujana cardiovascular pediátrica perteneciente al servicio de Cardiología Infantil expreso: “Hace un año empezamos a realizar cirugías cardiovasculares pediátricas en la Provincia. Uno de los primeros casos que operamos fue de un ducto del prematuro a un paciente de 850 gramos, (afección en la cual el conducto arterial no se cierra, es decir, un vaso sanguíneo que permite que la sangre circule alrededor de los pulmones del bebé) la intervención se realizó en el Hospital de la Madre y el Niño, contando con la ayuda de los directivos, médicos, enfermeros y todo el personal de Neonatología, pudimos mejorar el cuadro clínico del mismo”.

“Actualmente estamos haciendo cirugías con mayor complejidad utilizando la máquina de circulación extracorpórea, la cual asume las funciones del corazón encargándose de la acción de bombeo y oxigenando la sangre. De esta manera, el corazón permanece inmóvil durante la operación”.

Además, la profesional comentó: “Es importante hacer hincapié en la detección temprana de los pacientes con cardiopatías congénitas, en el servicio las médicas Claudia Mudryk y Carina González trabajan diariamente en la detección temprana realizando ecocardiograma doppler fetal a embarazadas de 20 a 24 semanas, donde se puede observar si él bebe dentro de la panza tiene algún tipo de cardiopatía. A partir de esto se evalúa si se puede operar sin esperar a que nazca el paciente, mejorando el recibimiento de bebe con esta patología”.

Contar con infraestructura, tecnología, insumos y recurso humano altamente calificado para poder realizar estos procedimientos se da gracias a la política sanitaria que lleva adelante el Gobierno de la Provincia en brindar todo lo necesario a la comunidad formoseña para que puedan ser tratados en su lugar de origen, evitando el desarraigo para las familias.