La concejala Neme y el abogado Suizer agredieron a un cooperativista y a un policía

Compartir

En dos situaciones diferentes, pero igual de violentas, ambos dirigentes fueron los responsables agravios e intimidaciones a dos personas que hacían su trabajo.

En dos episodios distintos, ocurridos entre el pasado jueves y este viernes, la concejala capitalina Gabriela Neme y el abogado Daniel Suizer, agredieron a un joven cooperativista que trabaja de maestranza en el Centro de Atención Sanitaria que funciona en el Colegio Gdor J. J. Silva; y a personal policial que se encontraba verificando el cumplimiento de la cuarentena obligatoria de una mujer.

En el primer caso, Maximiliano Benítez, dialogó con AGENFOR y brindó detalles acerca de cómo sucedieron los hechos de los que fue víctima por parte de Neme, Suizer y el equipo de jóvenes que los acompaña.

El joven relató que al final su jornada laboral de 24 horas dentro del CAS, salió sobre la calle Uriburu casi Sarmiento, y observó que había algunas personas y un patrullero, pero no le dio importancia y fue a buscar su moto para dirigirse a la casa de su madre.

“Ahí me empieza a gritar la señora Neme, que estaba prohibido sacarle fotos a ella, me empezaron a gritar cantidad de personas y me rodearon. El abogado Suizer se puso de un lado, la señora enfrente, dos atrás y uno al costado y me empezaron a decir vos sos policía, te vamos a meter preso, yo soy abogado y cosas así”, contó.

Y continuó: “Después el abogado me pega por la mano, me saca la llave y la tira a la calle, tuve que dejar la moto, ir a buscar la llave, después agarro la moto otra vez y me la agarraban, no me dejaban ir a ningún lado: vos no te vas a ir de acá, te vamos a meter preso, está prohibido sacarle fotos a la señora, me decían”.

En ese marco, Benítez aseveró que “yo no le saqué fotos a nadie, si mi celular no anda si no está enchufado”, y que le mostró a Neme el problema que tenía el móvil, pero fue increpado por otro joven que le amenazó que le hable con respeto, “o sea que no le podía ni mirar ni hablar porque todo era una falta de respeto”.

“Ahí empezaron a insultarme y gritarme un montón de cosas, no entendía qué pasó, yo estaba saliendo nomás y no me dejaban irme, yo quería sacar la moto, me empujaban, después me quisieron sacar la patente. Entonces dejé la moto y tuve que volver a entrar, ahí los policías me ayudaron y me sacaron por atrás, para ir a hacer la denuncia”, indicó.

Respecto al golpe propinado por el abogado Suizer, el cooperativista recuerda que tenía una remera blanca y que “me acuerdo bien porque me dio una bronca que me pegue por la mano, me saque la llave y la tire”.

“Cuando Suizer me pegó, me dieron ganas de devolverle, pero pensé en mi trabajo y que iba a generar más problemas, así que busqué mi llave, entré, pero una bronca me dio, temblaba, no sabía qué hacer cuando entré al colegio de nuevo, fue todo tan rápido, yo sólo estaba cumpliendo mi horario, imagínate salir y encontrarte con eso que no entendes qué pasó”, explicó.

También, Benítez aseguró que el único contacto que tuvo con la concejala “fue una vez que pasó por acá en su camioneta y saludó, yo estaba limpiando y le saludé también, pero nada más”.

“Me da bronca lo que pasó, pero un poco de miedo también, como ellos dicen tener tanto poder, por ahí mirá si pierdo mi laburo o algo así, es feo. Más con el tema de la denuncia, mirá si pasa algo, yo dependo de este único ingreso y está difícil la cosa. Ellos pueden hacer algo y me pueden echar”, concluyó el joven.

Episodio policial

La otra situación de violencia, sucedió cuando el Oficial Principal de la Policía, Carlos Noguera, junto a su compañero, se trasladaron a un domicilio en el barrio Villa Jardín, donde una señora de apellido Riquelme realiza su cuarentena domiciliaria, para verificar su cumplimiento y asistirla en caso de que necesite.

“Una vez que llego al lugar observo que estaba la concejala Neme, con Suizer y otro masculino que no fue identificado, entonces a fin de evitar todo tipo de confrontación ya que estas personas son bastante mediáticas, evito quedarme en el lugar y doy la vuelta”, señaló.

Estacionó el móvil policial a una cuadra y media, y de manera imprevista vio a Suizer ponerse delante del vehículo para evitar que se movieran y a Neme acercarse a la ventanilla del conductor.

“De manera ofuscada me empieza a increpar a mí y al personal que estaba conmigo, solicitando nuestros datos, aduciendo algún tipo de persecución política que nada tiene que ver al caso. Yo intenté explicarle que el trabajo que hacemos es de asistencia, que teníamos que visitar a la señora, y ella lejos de escucharme y entrar en razón continuó increpándome”, precisó el oficial.

Luego, Neme le pidió que le muestre su teléfono celular, “para ver si tenía alguna foto de ella”, pero Noguera le explicó que “nosotros no hacemos eso” y tampoco la convenció.

“El mismo Suizer me increpó a mí y a mi compañero, yo le brindé mi cargo, nombre y apellido y le solicité que, si quería algún dato más, que concurra a la Jefatura de Policía”, afirmó.

En ese sentido, el hombre admitió desconocer los motivos de la presencia de la concejala en el domicilio de la persona aislada, pero esbozó que la vieron en el portón de la casa hablando con ella.

“Desconozco el motivo de la charla que mantuvieron porque me fui para evitar todo tipo de problemas, de todas formas, ellos buscando un inconveniente fueron hacia nosotros a fin de tener prensa, para mí”, reflexionó.

Por último, el oficial fundamentó que a diario su trabajo es controlar que las personas estén cumpliendo la cuarentena en sus casas por lo cual van a visitarlas y asistirlas con demandas de todo tipo.

“Si necesitan saber algo, alguna encomienda, todo el apoyo necesario en estas situaciones”, finalizó.