Compartir

Desde la Defensoría del Pueblo, informaron que  antes de la Semana Santa reciente, cumplimentó con los pedidos de informes e individualización de casos afectados por presuntas sobrefacturaciones de luz y donde hemos pedido mediante una acción judicial autosatisfactiva al Juez Raúl López Uriburu del Juzgado Civil y Comercial Nº 3 que ordene a la empresa REFSA que prosiga con los controles casa por casa de las lecturas y verificaciones de funcionamiento de los equipos de medición de todos aquellos ciudadanos que entienden que exista una supuesta sobrefacturación, principalmente en todas aquellas comunidades donde hubo cortes de rutas y en aquellas que todavía persisten, de modo tal, “que los usuarios tengan la absoluta tranquilidad y certeza de que lo que tengan que pagar es lo que realmente consumieron”.

Gialluca añadió que existe mucha bronca en la gente, incertidumbre y necesidad de que sea informada y asesorada correctamente en cuanto a los registros de consumos que REFSA coloca en las facturas. El último miércoles que se atendió todo el día a los usuarios por este tema, “pudimos detectar que en todos los casos se dan altos consumos, en algunos por tener quioscos o negocios están categorizados como comerciales incluyendo todo el consumo domiciliario, lo que de movida ya hace que de IVA paguen porcentajes altísimos y atendimos un solo caso hasta ahora de -error de lectura por parte de REFSA, que ya ha sido trasladado para su urgente corrección”.

Ahora bien, los altos consumos, se relacionan con los meses de las facturas que estamos recibiendo y que se corresponden a diciembre, enero y algunos días de febrero (con el nuevo cuadro tarifario de un 38% más de aumento en la energía que Nación no ha congelado y dejó vigente, congelando únicamente un 19% del 55% autorizado por la Secretaría de Energía de Nación), épocas en las cuales, todos utilizamos por necesidad los splitt, ventiladores, heladeras, frízer y otros elementos de mucho consumo para poder sobrevivir a las altas temperaturas de esos meses. No escapa también, que los sectores más vulnerables, son los que más gastan energía y en donde las conexiones domiciliarias no son buenas y se prestan en ciertas ocasiones para fugas o pérdidas que luego son registradas, por ello recomendamos a todos los vecinos hacer la prueba de bajar la llave general de ingreso de la energía y si se enciende la -luz roja- de los medidores nuevos o dejan de girar los viejo, significa que no existen pérdidas, de lo contrario se debe llamar a un electricista para que determine donde se encuentra la misma y que normalmente se ubican en las duchas eléctricas, y en las cocinas en sus diversos artefactos.

El Defensor del Pueblo ratificó que buscamos que todos los Pueblos del Interior, esencialmente los usuarios – vecinos tengan toda la información necesaria de parte de REFSA en cuanto a los consumos y a su historial de registros, de modo tal que, ello debe coincidir y encontrarse dentro de los rangos de tolerancia permitidos por el reglamento actualmente vigente. Rechazó, “utilizar para otros fines o políticamente estas situaciones”, puesto que hasta que no estén hechos los controles técnicos, nadie puede afirmar y menos públicamente de que existen “sobrefacturaciones en el consumo”.