La Defensoría fustigó el accionar de quienes propugnan que se desate el caos en Juárez

Compartir

La Defensoría del Pueblo de la Provincia, cuya Dirección de Derechos Humanos, en el día de la fecha, se halla trabajando en la localidad de Ingeniero Juárez, criticó duramente a quienes “proponen y ayudan a que se profundicen divisiones en la comunidad juarense con cuestionables intereses ajenos al desarrollo de la misma y más cercanos a las mezquinas intenciones de causar división para que reine el caos y así nos enfrentemos entre formoseños, con lo cual pueden alzar banderas de conflicto social en nuestra provincia concitando la atención de propios y extraños a sus ideologías”.

El Ombudsman, José Gialluca, recibió con beneplácito la información de que criollos y originarios llegaron, finalmente, a un acuerdo de pacificación, expresando que los primeros informes que llegaron del equipo de la Defensoría, refieren a que los incidentes causados, días pasados, en la lejana localidad del oeste se hallan focalizados en grupos que comulgan con un originario de apellido Santillan y quienes lo secundan, afectos a adoptar vías de hecho como cortes de rutas, tomas de edificios públicos y delitos contra la propiedad pública y privada, a fin de obtener provecho de la coacción a la sociedad y sus autoridades.

El funcionario manifestó también sentirse sorprendido porque sus colaboradores afirman que “hay personas y/o grupos que desinforman a los aborígenes con relación a sus derechos, llegándose al punto de exhibirles documentación apócrifa que les asegura que cuatro importantes barrios de Ingeniero Juárez les pertenece, lo cual es totalmente falso, provoca falsas expectativas en los originarios y esto, sumado al accionar de los referidos grupos en un marco de ingesta de droga y alcohol, es lo que generó los incidentes que son de público conocimiento”.

Los enviados, destacaron el accionar de la Policía de la Provincia, la cual mantiene a raya a los inadaptados ingeniándose para no excederse en el uso de la fuerza, sin embargo se señala que, por momentos, se extrema la tensión dada la agresividad de los aborígenes, muchos de ellos adolescentes.

Resultando que el sector social de criollos y la mayoría de los originarios fueron determinantes para recuperar la paz social en Ingeniero Juárez.

Gialluca, finalmente, adelantó que se continuarán los relevamientos en la localidad, a fin de brindar una adecuada contención social, invitando a sumar propuestas a quienes, en éstos días, se han mostrado molestos por el comunicado de prensa emitido por la Defensoría en el que, con dolor, se afirmaba que ésta no había sido una semana tan santa para Juárez, cargando también sobre los que, desde una postura individualista y partidista, incluso cabiéndoles responsabilidad por ser formoseños y funcionarios nacionales en ejercicio, no hicieron más que criticar las acciones llevadas adelante desde el Estado Provincial y algunas Esferas Nacionales para restablecer el orden a los juarenses. Respecto de éstos últimos, lamentó que teniendo influencias ante el Ejecutivo Nacional no movieran un dedo para ayudar, esperando que, en ésta nueva etapa se sumen pues el discurso es vano, sino se vuelca en acciones.