La devoción a la Virgen en tiempos de pandemia

Compartir

La fe intacta del pueblo formoseño hacia su Patrona, la Virgen del Carmen se pudo constatar este jueves, cuando desde temprano las personas hicieron fila, en las afueras de la Iglesia Catedral, para aguardar su turno y poder entrar.

Es que rige un estricto protocolo impuesto por el Consejo de Atención Integral a la Emergencia Covid 19, que permite la apertura del templo a partir de las 11 horas y hasta las 16, en este día festivo, con permanencia durante diez minutos, dentro del lugar.

El protocolo permite el ingreso de grupos de diez personas, que deben mantener distancia entre sí y utilizar barbijo. Además, no se permite que haya más de una persona por banco.

Muchos fieles, esperando su turno

Así lo confirmó el cura párroco de la Iglesia Catedral, sacerdote Antonio Caballero al señalar que en días habituales el horario es de 9 a 16 horas, e incluye la oración personal y atención sacerdotal.

En este día festivo, la misa central celebrada por el obispo José Conejero desde la Catedral, será transmitida por redes sociales y se invitó a los distintos medios de comunicación a que transmitan también.

«Los fieles vienen a pedirle, a suplicarle, como lo hicimos en la novena, por todas las personas, trabajadores esenciales, que en estos momentos están en situaciones de vulnerabilidad» comentó el cura.