Compartir

Una semana después de su estreno nacional, llegó al Cine-Teatro “Italia” el esperado film de Lucrecia Martel: “Zama”, cuya parte de la historia transcurre en los bellos paisajes formoseños.

La función fue ayer a las 18, horario que será igual todos los días, ya que permanecerá en cartelera hasta el miércoles 11 de este mes. La entrada general tiene un valor de cuarenta pesos, fijándose un descuento del cincuenta por ciento para jubilados, pensionados y estudiantes.

La película fue producida por Rei Cine (Argentina) y Bananeira Films (Brasil) y co-producida por una amplia gama de productoras de España, Francia, Estados Unidos, México, Holanda, Portugal, Suiza y nuestro país.

Casi a la par de su debut en las salas del país se conoció la buena noticia de que Zama” sea la película que represente a la Argentina en la Selección del rubro Mejor Película en Idioma Extranjero, en los próximos Premios Oscar de la Academia de Hollywood, como así también en la categoría Mejor Película Iberoamericana de los Premios Goya de la Academia de España. La nominación estuvo a cargo de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de la Argentina

Con un reparto de renombre internacional, la trama tiene como protagonistas a Daniel Giménez Cacho (México) en el papel principal de Don Diego de Zama, Lola Dueñas (España) como Luciana Piñares de Luenga, Matheus Nachtergaele (Brasil) como Vicuña Porto y Juan Minujín (Argentina) como Ventura Prieto.

Durante la segunda quincena de mayo de 2015, Formosa contó con una activa participación de actores dentro del film, entre los que figuran: Aurelio Alfonso, Hugo Escobar, José Gauto, Roberto Portillo, Desiderio Valdez, Carlos Solís y Graciela Leguizamón, además de una gran cantidad de extras de la comunidad qom, tales como Ema Cuañeri, Lisandra Mancilla, Idequel Yanagot, Teresa Rivero, Graciela García, Elba Arias, Gabino Aguilera, Ovidio Cardozo, Ricardo Largo, Fidel Gómez , Eladio Cardozo, Verónica sosa, Cirila Segunda, Ricardo González, Cosme Rivero, María Ester Segovia , Luis Justo, Justa Ayala, Juan Carlos Caballero, Omar Caballero, Ester Segovia, Celestina Cabaña, Fabio Nina , Rene Burgos, René Azuaga, Nina Levi, Justina Vega, Graciela Acosta, Javier Azuaga, José Margarini, Cecilia Tapiceno, Eva Napoleón, Ricardo González, Carlos Suarez, Ester Silvina López, Elena Tapiceno, Adan Pellegrini, Atilio Gómez, Eduardo Toribio, Juan Aguirre y  Cano López

“Magnetismo irresistible”

La ardua tarea de casting en el caluroso verano formoseño de 2015 estuvo a cargo de Verónica Souto, quien agradeció a las comunidades Pilagá, Wichi y Qom, que formaron parte de “Zama” y en particular a cada una de las personas que participaron de la película.

“Fui muy feliz durante aquellos días, viviendo una experiencia extraordinaria, que llevo y llevaré dentro siempre. Agradezco infinitamente a Ramona Giménez, Teresa Rivero, Chela y Juan Carlos Caballero, que me abrieron las puertas al universo Qom y Pilagá. Tengo además un recuerdo especial hacia dos mujeres que ya no están más entre nosotros: Olga Nuñez (la primera que se animó al casting) y Zulma Sosa, ambas del barrio Namqom. Por otro lado, agradezco a Chungui Leguizamón y a los muchachos Aurelio, Roberto y José, entre muchos otros, que pusieron el cuerpo y se entregaron con tantas ganas, además del esmerado cuidado que tuvieron con todos los actores e integrantes del equipo”, destacó.

Con profunda emoción, Souto afirmó a título personal y en nombre de sus compañeras de viaje: Dani Marinaro, Paula Fontcuberta y Juli Galvez,  que “Formosa y su gente nos provocaron un magnetismo difícil de resistir. La película está hechizada y siento que, en gran parte, fue por todo lo vivido en ese mágico viaje que fue Zama, con cada uno de los personajes que participaron”.

“Felicidad día a día”

El diseño de peinados  estuvo a cargo de Alberto Moccia, quien ha trabajado en decenas de películas nacionales e incluso internacionales, entre las que se destacan nada más y nada menos que “La pasión de Cristo” de Mel Gibson y “Troya”, protagonizada por Brad Pitt.

Al recordar su experiencia en “Zama”, Moccia destacó el trabajo en conjunto con el vestuarista Julio Suárez y la maquilladora Marisa Armenta, que demandó una investigación previa por tratarse de un film de época.

“Con la anuencia de Lucrecia nos permitimos ciertas licencias, que no contradicen para nada el estilo del siglo XVIII. Tuve que apelar al uso de pelucas para disimular los cortes y peinados modernos de los personajes y extras.  Incluso  eran desprolijas a propósito, porque la idea no era reproducir el estilo Versalles, sino más bien generar aspectos toscos y descuidados”, remarcó sobre su labor en “Zama”.

Entre las anécdotas que compartió, Albertó contó que “Chungui andaba por el campo de su padre buscando gallinas para desplumarlas y usar esas plumas como parte de los adornos que usaban los originarios en sus cabelleras”. También, resaltó el nivel de profesionalismo del actor Daniel Giménez Cacho, quien interpreta a Don Diego de Zama, al comentar que “ni se bañaba para estar igual que en la última toma del día anterior”.

Moccia afirmó que “trabajar con Lucrecia fue una felicidad día a día. Jamás existió un conflicto, porque ella siempre filma con un grupo de amigos. Después de cada jornada de rodaje, hacíamos una fiesta en el hotel. Estar en Formosa fue hermoso e inolvidable”.

“Experiencia increíble”

“Zama fue una experiencia increíble porque me dejó un enriquecimiento personal muy grande. Conocí a personalidades muy importantes, tanto del elenco como del equipo técnico. Tuve la oportunidad de ser asistente de Alberto (Moccia), de quien aprendí un montón, tanto en maquillaje, peinado y arreglo de peluquines. También me tocó trabajar con Paula Johnson,  una experta española en efectos especiales. Estar presente detrás de escena me aportó muchísimo como profesora de danza a tal punto que me llevó a estudiar teatro en este momento. Estoy muy feliz de haber formado parte de esta película y haber colaborado con Vero Souto en el casting y cumpliendo con las demandas que se iban presentando para el film como animales, bueyes, carros, etc”, expresó la docente formoseña Graciela “Chungui” Leguizamón, quien tímidamente comenzó con unas pocas tareas como asistente de producción y terminó involucrándose en varias labores hasta incluso participar de extra en la película.

Esperar o desesperar, ésa es la cuestión

Diego de Zama, un funcionario americano de la Corona española, espera una carta del Rey que lo aleje del puesto de frontera en el que se encuentra estancado. Su situación es delicada. Debe cuidarse de que nada empañe esa posibilidad. Se ve obligado a aceptar con sumisión cualquier tarea que le ordenen los Gobernadores que se van sucediendo mientras él permanece. Algunos años transcurren y la carta nunca llega. Al advertir que en la espera ha perdido todo, Zama decide sumarse a una partida de soldados y partir a tierras lejanas en busca de un peligroso bandido. Libre de sus esperanzas de traslado y ascenso, sabiéndose en peligro, descubre que lo único que desea es vivir. Quizás pueda conseguirlo.