La importancia de los chequeos médicos en los niños

Compartir

La médica pediatra Susana Garnica explicó la importancia de hacerles a los niños los chequeos médicos en esta etapa de vuelta a las clases.  

En diálogo con la Agencia de Noticias Formosa, la doctora planteó que “los pediatras no nos tenemos que fijar solamente en las medidas antropométricas (peso y talla), sino englobar más al niño en cuanto a los antecedentes y la edad”.

En ese sentido, explicó que “el habla es muy importante” y comentó: “Estoy haciendo mucho ingreso al Jardín de Infantes y uno puede detectar cuando hay algún tipo de este trastorno que es para derivar a un especialista, en este caso a un fonoaudiólogo”.

“A los ocho años están en desarrollo puberal y ante un examen físico minucioso, no se necesita solo una balanza y un podómetro, sino examinarlo cuerpo entero y, si se cree necesario, derivarlo a un especialista”, precisó la profesional.

Socializar

A su vez, al referirse a los niños dentro en la escuela, remarcó que “tenemos que pensar que el hijo es un ser que empieza a socializar” y aclaró que hay que tener en cuenta que los niños de hoy vienen de dos años “de encierro sin socializar” por la pandemia del COVID-19.

“Es todo un desafío personal y psicológico”, indicó y explicó que por este motivo siempre le pregunta a los papás: “¿Le hablaste sobre la escuela? ¿Qué expectativas tiene? ¿Quiere jugar?”.

En este punto, señaló la relevancia del papel de la maestra o el maestro, manifestando que “siempre es muy importante que se pregunte cómo le fue a niños en su día, cómo se sintió”.

“Los maestros juegan un rol muy importante para nosotros, siempre digo que son los primeros pediatras”, afirmó, aseverando que son los que pueden observar que el niño no pronuncia bien las palabras o que no quiere jugar con los compañeritos. “Estas son pautas que a nosotros nos hacen pensar en alguna interconsulta y en un tratamiento precoz y oportuno para no llorar después por futuras complicaciones”, dijo.

Vacunas

También se refirió al calendario de vacuna, exponiendo que “a partir del ingreso escolar o a los cinco años, son las mismas vacunas: la Salk, la Triple Viral, la Triple Bacteriana, la segunda dosis de la varicela y la del COVID-19”.

En este último caso, hizo hincapié en destacar que si bien no es obligatoria “desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) nuestra bajada es que es una vacuna segura, eficaz, si bien no es obligatoria, la avalamos y recomendamos aplicarla”. 

Salud bucal

“Sabemos que la higiene bucal comienza desde la primera aparición de la pieza dentaria. Un hábito que tenemos que crear en los niños es la higiene dental”, indicó.

Y se preguntó: ¿Qué pasa si de más grandecito no tengo una higiene buena?”, contestando que “llegan con caries, los cuales son focos infecciosos que pueden quedar localizados o generalizarse”.

“Si bien son dientes de leche, siempre tenemos que tener una buena higiene, porque lo que empieza como una infección en la pieza dentaria, después puede ser una infección en la encía y pasar a mayores complicaciones”, advirtió.

Cardiología

Por otra parte, se refirió a la evaluación cardiológica, informando que “a través de un electrocardiograma uno puede ver la funcionalidad del corazón” e insistió: “Es muy importante, porque a veces nos podemos esforzar un poco más allá y necesitamos tener el aval de un cardiólogo para eso”.

“Por todo esto, es de suma relevancia este control anual, porque uno detecta cuando el niño necesita de un especialista», concluyó.