La industria y la construcción crecen de manera lenta pero segura en la reactivación de la economía argentina

Compartir

En el primer rubro, el indicador superó al mismo mes del año pasado; respecto al segundo, aumentó en relación al mes anterior pero todavía está por debajo de 2019.

En el marco de una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, el ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, Jorge Oscar Ibáñez, presentó un informe que expone el crecimiento paulatino pero seguro en los índices de la industria y la construcción en relación a meses y años anteriores, en todo el país.

“En el marco de esta pandemia vamos a dar hoy unos indicadores que nos llenan de optimismo, pero no solamente a los formoseños, sino a todos los argentinos y que demuestran que la industria argentina está saliendo del pozo, se está poniendo en marcha, lo que significa miles de puestos de trabajo, generar riquezas, entre otras cosas”, sostuvo el funcionario.

En ese sentido, explicó que existe un índice llamado de producción industrial manufacturero que es el que publicó INDEC y expuso un gráfico que marca una variación respecto del mes de septiembre con el de agosto de este año del 4,3%.

“La industria manufacturera es casi toda la industria, porque es aquella que procesa por ejemplo un bien en su estado natural y luego de un proceso industrial lo pone a la venta con un valor agregado. Este mes fue muy bueno”, manifestó Ibáñez.

Luego presentó otro gráfico de la variación interanual, donde “las primeras flechas rojas” señalan el mismo mes del año pasado que, por primera vez en el año, logró superar a igual mes del año anterior.

“Es decir, estos dos indicadores, tanto el que comparamos con el mes anterior como el que comparamos con el mismo mes del año pasado, están reflejando un leve crecimiento del índice de la producción industrial en Argentina”, argumentó el ministro.

Y aclaró: “Entre las dos flechitas, septiembre a septiembre, también podemos ver que la variación ya está llegando a niveles superiores a lo que se llama la pre pandemia, es decir, anteriores a marzo, que también es una muy buena noticia”.

En este marco, el INDEC mide 16 variables de las cuales 10 lograron una mejora interanual y 6 todavía no.

Entre las que sí, “las que mejor están caminando y se mueven”, son las maquinarias y equipos que creció un 21%, “por la demanda de máquinas del agro y todo de lo que se llama línea blanca, es decir heladera, freezer, microondas”.

El segundo indicador, del 18% de crecimiento, es de muebles y colchones. En tercer lugar, están las sustancias y productos químicos, que mejoraron un 15,2%, “gracias a la industria del plástico y dentro de la industria del plástico la demanda de la fabricas de colchones, dice el INDEC, es decir, como una industria tracciona a la otra”.

Luego están alimentos y bebidas que tiene una mejora de 6,1% y dentro de este rubro, en primer lugar, fue el incremento de la venta de pescado y en cuanto a bebidas, la venta de vinos impulsó ese índice.

Cerró la lista el rubro de vehículos automotores, remolques y autopartes, “que también tuvo un crecimiento muy sustancial”.

“Dentro de las que no crecen hay que explicar, por ejemplo, por qué hay una tremenda caída en los textiles, que hay una caída en las ventas, no se está vendiendo igual que el año pasado, pero aquí hay que aclarar que en la recuperación de las ventas de textiles, que es muy baja todavía, actualmente el 80% de la producción textil es de origen nacional, es decir, las fabricas textiles vuelven a poner en marcha sus máquinas y el 20% es importado”, detalló Ibáñez.

Y señaló que, al mismo mes del año pasado, por las políticas implementadas por el anterior gobierno nacional, era al revés: el 80%de los productos venían de lejanos países y solo 20% hacía una alicaída industria nacional “que hoy está retomando el lugar que le corresponde”.

“Tenemos que sustituir las importaciones de productos que no solo se pueden fabricar acá, sino que ya lo venían haciendo, tenemos que apoyar las pymes textiles que dan trabajo a miles de personas”, sugirió.

Construcción

Respecto al rubro de la construcción, Ibáñez mostró que en agosto creció 1,5% el empleo formal de este sector y que la región NEA fue la que lideró este aumento, con el 2,3%, superando el promedio nacional.

En septiembre el indicador también es positivo, ya que la variación respecto al mes anterior creció un 3,9%. Pero al mismo mes respecto al mes del año pasado, todavía no alcanzó esta variación interanual y se mantiene abajo un 3,9%.

“Estos dos indicadores de la industria manufacturera y construcción están señalando, indudablemente, que, en pasos todavía pequeños, estamos dejando atrás esa tremenda contracción de la industria argentina que sufrimos, fundamentalmente en abril, con motivo del cierre casi total de la economía”, concluyó el titular de la cartera económica.