Compartir

La Cámara de Diputados de la provincia puso un terminante freno a los “ataques insensatos, irresponsables, viles, temerarios, ofensivos y desatinados” que encabeza el senador nacional por Cambiemos, Luis Naidenoff, al denunciar un supuesto “narco-Estado” en la provincia encabezado por el gobernador Gildo Insfrán.

Con una línea argumental considerada “irrebatible y categórica” los legisladores del oficialismo sancionaron en la sesión de este jueves una declaración por la cual se “repudia las declaraciones del senador Luis Naidenoff que expresan un claro irrespeto y menosprecio por las instituciones de la provincia de Formosa en sus poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo, y una ofensa al pueblo formoseño en su conjunto”.

Los parlamentarios de la mayoritaria bancada del Frente para la Victoria, dejaron en claro la competencia federal en la lucha contra el narcotráfico.

Sin embargo, los legisladores del minoritario bloque de Cambiemos, se limitaron a seguir la línea argumental de la denuncia de Naidenoff y hasta a expresar que “si la provincia necesita ayuda la debe pedir” pese a que la lucha contra el tráfico de estupefacientes está tipificado como delito de competencia nacional.

Incluso la bancada opositora ofreció la presencia de la ministra de Seguridad, Patricia Bulrrich, y del de Defensa, Julio Martínez, para que “vengan a Formosa” pero insistieron en que es el “gobierno provincial quien debe pedir asistencia si no puede” con este flagelo.

Claras respuestas

Desde el oficialismo el titular de la bancada, Agustín Samaniego, denunció la “clarísima operación política” liderada por Naidenoff y sus aliados nacionales para desprestigiar al gobernador Insfrán, a la provincia y a los formoseños al “asociar aviesamente la figura de un Estadista reconocido a nivel del país como es nuestro mandatario con un supuesto Narco-Estado”.

También cuestionó el accionar del ex intendente Gabriel Hernández, quien “no se sabe si es periodista, político”, pero “si se tiene bien en claro que la figura por definición de la corrupción” durante su gestión municipal.

A su vez con una total convicción y lógica el presidente provisional, Armando Felipe Cabrera, explicó que hablar de un supuesto “narco-Estado” alude a la “complicidad de los integrantes de los tres poderes del Estado, entre los que se encuentran los mismos que avalan la denuncia de Naidenoff”.

“No vamos a permitir que se trate de esta manera al gobernador por parte de quienes lo quieren sacar con estas campañas porque no pueden por los votos. Llevados por ese sentimiento de impotencia afirman que la provincia es responsable de delitos federales!”, expresó.

Tanto Samaniego como Cabrera y el legislador peronista Rodrigo Vera dejaron en claro que las políticas de Estado que ha establecido el gobernador Gildo Insfrán son de “tolerancia cero” contra el narcotráfico y de no transigir jamás con este flagelo que tiene escala global e incluso mantiene en jaque al país más poderoso de la tierra que es Estados Unidos.

“Si quieren ayudar por qué no traen toda la tecnología y el apoyo nacional en la amplia frontera de Formosa que es permeable por su geografía. Pero igualmente no se escapan a las responsabilidades porque en virtud de nuestra acción de gobierno Formosa es una de las cinco provincias que ha suscripto el acuerdo nacional para desfederalizar este delito y colaborar con la Nación con las fuerzas policiales y la creación de juzgados específicos para el narcomenudeo”, señaló Vera.

En una alocución cargada de categóricas definiciones Vera explicó “a los radicales, miembros del PRO o de Cambiemos” de qué se trata la República, a la que “tanto aluden” en lo que hace a la división de poderes.

Seguidamente mencionó que en virtud de los pactos internacionales que tienen rango constitucional están protegidos los derechos al honor, la honra y el buen nombre” y señaló que “toda persona es inocente hasta que se pruebe lo contrario en un tribunal judicial de juez competente”.

“La canallada del radicalismo no llegará a nada, porque cada vez que se montan en estos operativos decaen más en votos”, expresó Cabrera y apuntó: “aquí no vamos a permitir que se mansille el nombre de nadie ni expresiones de complicidad de legisladores o funcionarios sin prueba alguna” y advirtió a los parlamentarios que se aplicará el reglamento interno en ese sentido.

Paralelamente se dejó en evidencia la división de aguas que existe en la oposición porque mientras “Naidenoff acusa mendaz y aviesamente con tal de poder conservar su banca, su opositor interno, el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile, se mantiene en el marco del respeto por la acción judicial que estos delitos demandan”.

Por último se agregó un párrafo al proyecto de declaración para que sea remitido a los parlamentos y Ejecutivos de las provincias y a los poderes del Estado nacional.