La lucha contra el dengue sigue en pie y es responsabilidad de todos

Compartir

Recordaron a la comunidad la importancia de cumplir con las medidas que apuntan a evitar la proliferación del mosquito y la transmisión de la enfermedad.

Desde el Ministerio de Desarrollo Humano, exhortaron una vez más a la población sobre las recomendaciones que deben tenerse en cuenta para evitar la reproducción del mosquito que transmite el dengue, principalmente, impedir la formación de criaderos y eliminarlos.

El mosquito Aedes Aegypti, transmite el virus que causa la enfermedad del dengue. Esto sucede cuando pica a una persona que está enferma y luego, pica a otras personas sanas, contagiándoles la enfermedad.

La medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen o pueden acumular agua, y que se encuentren tanto en el interior de las casas como en los patios y alrededores.

Por eso, reiteran la necesidad de la colaboración diaria de los vecinos para tirar latas, botellas, juguetes, plásticos, neumáticos y cualquier objeto inservible que esté en desuso y pueda transformarse en un criadero del mosquito.

Para cumplir con dicha medida, también es importante: tapar de forma hermética los tanques, depósitos, aljibes, cisternas y recipientes similares, porque de este modo, se evita que ingresen allí los mosquitos, depositen sus huevos y se reproduzcan cada vez en más mosquitos.

Colocar boca abajo o bajo techo los baldes, palanganas y objetos que se utilizan diariamente, es igualmente fundamental, porque así se evita que en su interior se junten agua, especialmente los días de lluvia. 

Desagotar floreros, receptáculos de agua de acondicionadores de aire, bebederos de mascotas, macetas y portamacetas, refregando las paredes con trapo o esponja para eliminar los huevos de mosquitos adheridos; luego renovar el agua, son otras de las medidas.

Del mismo modo, los patios y jardines deben mantenerse desmalezados, limpios y ordenados, para prevenir que, en los pastizales y objetos acopiados, se refugien los mosquitos y en las horas claves del día –atardecer y amanecer- salgan y piquen.

Por otra parte, se pide a las familias que apliquen en sus domicilios el larvicida Bacivec. Este líquido es inofensivo para las personas y animales, pero muy efectivo para matar las larvas de los mosquitos e impedir así que lleguen a su fase adulta, cuando desarrollan alas, vuelan y pican transmitiendo la enfermedad.

Su aplicación debe hacerse en todos los recipientes que no pueden eliminarse ni taparse herméticamente: tanques, aljibes, piletas de lona, sumideros, y cualquier tipo de receptáculo contenedor de agua. Debe colocarse según las instrucciones dadas por los brigadistas cuando visitan las casas.

¡Que no nos piquen!

El uso del repelente es también otro de los cuidados que debe cumplirse para evitar la enfermedad, ya que evita las picaduras de los mosquitos y la posible transmisión del virus del dengue.

Debe ser colocado cada dos horas, sobre la piel expuesta y arriba de la ropa, sobre todo en los horarios de mayor actividad de los mosquitos y cuando se va a estar al aire libre.

Para ahuyentar a los mosquitos también se deben colocar telas mosqueras en puertas y ventanas o bien mantener las aberturas cerradas. Pueden utilizarse insecticidas para espantarlos, ya sea en forma de espirales, spray, aerosoles, tabletas y otras presentaciones de uso doméstico; y usar mosquiteros durante las horas de sueño y descanso.