Compartir

La médica María Acosta, responsable del Servicio de Hemodinamia del Hospital de Alta Complejidad “Juan Domingo Perón” (HAC), brindó detalles sobre esta prestación e intervenciones por cateterismo que se realizan en dicho nosocomio.

Al respecto, indicó a AGENFOR: “Atendemos a los pacientes que requieren algún procedimiento de diagnóstico para analizar el estado de las arterias coronarias o de cualquier territorio vascular”.

En esta línea explicó: “Para poder hacer un procedimiento de diagnóstico necesitamos de un equipamiento que se llama geógrafo y que requiere de alta tecnología y de un recurso humano altamente calificado y formado”.

También, la especialista informó que el “80% de los pacientes que llegan es con el pedido de cinecoronagrafía”, que es un estudio de evaluación de la anatomía del estado en el que están las arterias propias del corazón.

Asimismo, señaló que las personas se acercan a ellos a través de dos situaciones: por un lado, derivadas por un cardiólogo, quien luego de haberle realizado exámenes no invasivos, ve necesario el estudio de coronarias.

“La otra situación es un paciente que está con un evento coronario agudo y requiere de la participación de nuestro servicio de forma urgente”, aseveró y aclaró: “En cualquiera de las dos situaciones el paciente debe estar internado”.

En este punto, especificó: “Se requiere de la internación para evaluar su estado general y ver los estudios previos, la valoración del cardiólogo y si está en condiciones de ingresar al área de hemodinamia”.

Procedimiento del estudio

“Llegamos hasta el corazón con catéteres que son introducidos desde una arteria periférica, ya sea desde la ingle o la arteria de la muñeca, y esto hace que el paciente requiera de cierta preparación y cuidados posteriores al procedimiento, porque la zona de la función de la arteria puede sangrar”, informó y resaltó que por este motivo es importante “que sea controlado”.

No obstante, Acosta precisó que la mayoría de las veces, después cuatro o cinco horas la persona ya se encuentra en condiciones de ser dada de alta y realizar el reposo en el domicilio. 

Edad

En referencia a la edad en la que se observa la enfermedad cardiovascular, la médica advirtió: “Si bien sabemos que generalmente afecta a personas de más de 50 y 60 años, actualmente se ve en más jóvenes”.

Por otra parte, puso en relevancia la importancia de la actualización del angiógrafo, que se realizó hace unos años atrás, porque esto permitió “hacer frente a estos casos”.

Por último, Acosta declaró que hasta el momento “no han registrado eventos coronarios relacionados al post COVID”, pero sí atendieron pacientes que estaban cursando la enfermedad.

“Siempre, todos los pacientes fueron atendidos, con sospechas o positivos a coronavirus” cerró.