Compartir

El gobernador Gildo Insfrán expuso que la tasa de mortalidad infantil en el territorio formoseño se situó en 11.5 x 1000, la más baja de la historia, al acentuar la “ayuda permanente del estado a quienes más lo necesitan”.

Así lo expuso este viernes en la localidad de Ibarreta en el marco del OPNGT, no ocultando la alegría y satisfacción por el logro, para lo cual confluyeron mejoras integrales en los diferentes determinantes sociales que inciden en la mejor calidad de vida de la gente.

“Recibí la noticia más linda en cuanto a los resultados de la política de salud integral: Logramos una disminución histórica de la mortalidad infantil, ya que se situó en los 11.6×1000, un dato muy importante”, afirmo, recordando que en el inicio de la gestión, en zonas más críticas del territorio dicho indicador estaba en los 35×1000.

Insfrán expuso que los especialistas en la materia saben lo difícil de bajar un punto, con lo cual dimensionan mucho más estos casi 25 logrados. Ellos le darán el valor a esta tasa que mide el número de defunciones de niños menores de un año por cada 1000 nacidos vivos en un determinado año.

Y es que esta tasa de mortalidad infantil es un indicador útil de la condición de la salud no solo de los niños,sino de toda la población y de las condiciones socio económicas en las que viven. Es claramente un determinante sensible de la disponibilidad, utilización y efectividad de la atención de la salud y la asistencia social integral. 

“La salud no es propiedad de los médicos, sino propiedad de la política. Educación es salud, agua potable es salud, vivienda digna es salud, ingreso digno también es salud”, expuso manera de marcar la complejidad de este indicador.

Incluso dijo que es coincidente con  la faceta seguridad, entendiendo que“si no hay paz social no hay seguridad, la que no se logra con más policías o represión. Eso no lleva a nada, la violencia solo engendra más violencia”.

Obras

El gobernador instruyo a sus colaboradores a tomar nota y avanzar en más cuadras de pavimento por sobre las cuatro ejecutadas sobre el tramo de calle Belgrano hasta la planta potabilizadora de agua.

Entre las obras anunciadas por Insfrán se incluyo la refacción total de la Escuela 64 del Plan quinquenal que se comiencen los trabajos y lo mismo en el caso del polideportivo municipal.

Indico que el OPNGT dejo de ser un programa y se convirtió en un “derecho” para los más humildes a quienes crisis como la actual pega fuerte.

En la misma línea expuso el valor del Instituto Paippa que nació con la crisis, época en que la familia de los pequeños productores  no cubría la canasta básica de alimentos y recibía una caja de mercaderías para de alimentos ante esa necesidad. “Pero hoy los paipperos producen para que a través del programa Nutrir sean ellos los que aporten más de 30 productos alimentarios a familias vulnerables de la ciudad”.

Invito a los paipperos de Ibarreta que “tienen memoria productiva, porque fue un centro de producción, con el algodón como cultivo de excelencia e incluso llego a tener ten un proceso de industrialización con una desmotadora aquí instalada, a sumarse a esta diversificación en la provincia y ser aportantes importantes de Nutrir”.

“La diversificación que se dio con el Paippa y otros programas, debe sentar bases para que Ibarreta pueda producir más,hortalizas y carnes, no solo miel. Deben convertir cada predio en una granja para consumo y producir a mayor escala para vender, el estado garantiza la compra”, ratifico.

Para Insfrán “este es el brazo de la solidaridad, el mismo formoseño que produce con ayuda del estado, y es el mismo estado que le paga a un procedió justo para ayudar a familias que no la están pasando bien”.