Compartir

El secretario de Ciencia y Tecnología de la provincia, Julio Araoz, destacó el llamado a licitación para la ejecución de la segunda etapa de la nueva planta de Dioxitek en Formosa. Se trata del proyecto para el montaje y operatividad de la planta química que va a purificar uranio.

Indicó que “de acuerdo a los términos de la publicación en el boletín oficial nacional, se trata de la licitación para la construcción de las obras civiles correspondientes a la etapa 2”. Agregó el proyecto está dividió en tres etapas, su concreción total está proyectado en un plazo de tres años y medio y que ya llevamos consumido un año.

Aunque aclara que este proyecto “no solo incluyen las obras civiles, sino el montaje de los equipos y puesta a punto de la planta”.

Detalló que la etapa 2 incluirá los dos tercios restantes del proyecto, incluyendo los muchos caminos internos planeados teniendo en cuenta el movimiento de materiales y las operaciones que allí se desarrollaran. “Imagínense, se trata de una planta que tendrá una extensión de 230 metros, es una de las obras de ingeniería más compleja e importante en su tipo que se construye en el país”, significo.

“Es una buena noticia”, sostuvo en cuanto al avance del proceso licitatorio, para cuantificar en 430 millones de pesos el presupuesto asignado para la ejecución de esta segunda etapa.

Significó asimismo que la planta química de Formosa –en ejecución a unos 15 kilómetros al oeste de esta ciudad, en el predio del polo Científico y Tecnológico- “tendrá capacidad de triplicar el actual nivel de producción actual de dióxido de uranio, con pureza nuclear, para abastecer a la otra planta que se encuentra en el Centro Atómico Ezeiza que produce las pastillas y elementos combustibles que van a alimentar nuestros reactores”.

Aclaró Araoz que “la provincia no interviene en este proceso de licitación. Ya que la responsable, Dioxitek, se trata de una sociedad anónima que pertenece al estado nacional y es parte del complejo nuclear argentino. Son ellos los que licitan, todo dentro del marco regulatorio que contiene a todas las actividades del estado nacional “.

La pata local

 

Expuso el secretario Araoz que “Formosa ha brindado a través de los acuerdos vigentes con la Comisión Nacional de Energía Atómica para el desarrollo de actividades en la provincia, todo lo vinculado al lugar de emplazamiento y las obras de infraestructura necesarias como energía eléctrica, acueducto, camino de acceso”.

Añadió que “dentro de los servicios a brindar esta el del gas, por lo que REFSA está gestionando a fin de poder brindar un sistema de alimentación de este fluido para los hornos a instalarse a futuro. Todo ello sin dejar atrás la gran aspiración de que el Gasoducto del Norte nos brinde lo necesario para abastecer de gas a nuestros hogares e industrias”.

Acerca de lo ya ejecutado, en este caso como parte de la etapa 1, dijo que “comprendió lo que es la construcción de la columna vertebral de la nave de todo el proceso donde va la mayor parte de las instalaciones, una segmento de los caminos pavimentados de acceso, además la estación de control para el sistema de vigilancia especial de las fuerzas federales”.

 

Fuerte apoyo

 

Consideró como “un paso más dentro de este proyecto que la provincia viene apoyando con mucha fuerza”, sostuvo acerca de lo conocido. Amplio subrayando que “significa mucho más que la instalación de una industria de base tecnológica importante, sino el hecho de que se radica en nuestro Polo Científico y Tecnológico y las posibilidades laboral a más de trescientos jóvenes y 45 profesionales formoseños”.

Además, significó otro aspecto “esencial”, en el entendimiento de que “una industria de base tecnológica como esa y que está dentro del complejo nuclear argentino, también tienen su efecto con el entorno, como con otras pymes que se podrán vincular y además posibilita la transferencia de conocimientos”.

 

Independencia tecnológica

 

Subrayó asimismo que “desde lo político siempre hemos sostenido que este es un eslabón más dentro de una de las cadenas que caracteriza a la Argentina en cuanto a su independencia tecnológica. Todo lo que se desarrollo en nuestro país fue con capacidad y talento nacional, lo que nos da un perfil exportador en este tipo de tecnología y ser autosuficientes”.

Subrayo finalmente que “el hecho de que Formosa sea parte de todo esto es una gran satisfacción, y un gran paso dentro de una clara concepción política: resolver nuestros propios problemas. No salir a comprar afuera pensando que pudiera resultar más barato, como lo dijera claramente el gobernador (Gildo) Insfran, ese es un camino de muy corto plazo que no resuelve los problema estructurales, y sobre todo se trata de consolidar la soberanía energética del país, que es el gran anhelo”.