Compartir

A doce años de la trágica muerte del oficial principal Gustavo Ramón Bini, la Policía de Formosa, realizó en su memoria y con todos los protocolos sanitarios por el contexto de pandemia,una invocación litúrgica y depósito de ofrenda floral en la Subcomisaría del barrio Colluccio que lleva su nombre.

Los presentes –ex compañeros, superiores y familiares- recordaron que, en tempranas horas de la mañana del 12 de julio del año 2009, y ante un requerimiento de presencia policial en una vivienda del barrio 12 de octubre, el entonces Oficial Inspector Gustavo Ramón Bini acudió primero al lugar y -en el momento en que se disponía a interiorizarse sobre el desorden que realizaba un hombre- éste le disparó dos veces con un arma de fuego.

Fue así, comoBini perdió la vida en el Hospital Central a causa de los impactos de bala.

“Fue herido de bala muy feo, llegamos y pedimos refuerzos en el lugar y nos enfrentamos con la persona que le disparó”, recordó el Oficial Principal Marcelo Yegros, quien comentó a AGENFOR que “estábamos de guardia juntos, no me olvido más. Siempre nos decía que tengamos cuidado en los procedimientos; además él era alegre, era bueno, buena persona, le gustaba mucho el fútbol”.

Para el Comisario Elvio González, Bini “pagó el precio más grande que podemos entregar: nuestra vida, él la entregó cumpliendo con su misión y con su trabajo. Nosotros recordamos su alegría y compromiso”.

Con hondo pesar, el Comisario General Víctor Tellez indicó que “lamentablemente tenemos que asistir a un acto de esta naturaleza, hasta hoy nos duele su pérdida, y si bien la persona que lo hirió de muerte está detenida, nosotros perdimos un hombre muy importante para la institución policial, que se brindó por la seguridad”.

Finalmente, el padre de Gustavo Ramón Bini, Ramón, dijo que para la familia “el tiempo no pasa nunca, es difícil con lo buena persona que fue Gustavo con toda la familia y a veces nos enojamos con Dios por llevarse la gente buena, su mamá hasta hoy no encuentra consuelo”.

“Tenemos a sus hijos y eso nos hace sobrepasar un poco los malos momentos. Para nosotros él es un orgullo, tenemos una plaza en el barrio Virgen del Rosario con su nombre, y tener una comisaría con su nombre también es un orgullo muy grande. Él era muy bueno y lo recuerdo con mucho amor”, cerró.