Compartir

Un descomunal despliegue de maquinarias, logística y recursos humanos se está dando por estas horas en el extremo oeste provincial, donde el gobierno defiende cada metro de terreno de las descomunales riadas del rio Pilcomayo. “El gobernador Gildo Insfran fue taxativo, hay que proteger con todos los medios disponibles a las comunidades, debemos estar junto a la gente (aborigen y criolla) en este momento difícil, como lo hicimos siempre, no bajar la guardia y mirar también el día después, la etapa de la recuperación”, expuso el ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge Abel González.

El funcionario que además preside el Comando de Emergencia Provincial, estuvo este domingo en la zona supervisando las labores, recorriendo con los técnicos diferentes sectores críticos y charlando con los lugareños. Ante estos además de trasmitirles las directivas del titular del PE, les hablo de la posible necesidad de una evacuación masiva, para lo cual se está adecuado un terreno elevado, dotándolo de todos los servicios para una relocalización transitoria. Un total de sesenta cadetes policiales están abocados a la construcción de casillas, además de varios técnicos que encaran el tendido eléctrico y el servicio de agua potable.

Junto al secretario de la Unidad General de Contralor de la cartera de Planificación, Juan Andrés López, el coordinador del Poder Ejecutivo Provincial, Aldo Ingolotti, el diputado provincial Roberto Vizcaino, los jefes comunales de Ingeniero Juárez, Rafael Naciff y de Pozo de Maza, Víctor Pérez, estuvo gran parte de la jornada en charlas con pobladores y técnicos.

A pocos kilómetros de Pozo de Maza inspecciono el terreno que está siendo apto para albergar a familias que deban ser evacuadas, y al mismo tiempo observo como las maquinas fortalecen las defensas que están siendo presionadas por los grandes volúmenes que mantienen su ritmo ascendente. “Se desplegaron mas maquinas y camiones para reforzar los trabajos, disponiéndose jornadas laborales intensas las 24 horas del día, sobre todo para aprovechar el buen tiempo de las últimas 48 horas, que nos permitió avanzar en las tareas”, indico el ministro.

Asimismo, coordino el inmediato traslado de los módulos alimentarios (arribados en horas tempranas en un equipo completo) a las diferentes comunidades, disponiéndose vehículos especiales para llegar con los víveres a poblados aislados. De la misma manera,  se abastecieron a los centros de salud con medicamentos y el alerta sanitario esta activo con un importante despliegue de médicos y enfermeros.

El ministro destaco que “en las escuelas de la zona conversamos con los caciques, pastores y pobladores en general, quienes saben que el gobierno trabaja todo el año para contingencias de este tipo, así que más allá del complejo escenario, están tranquilos y seguros de que se hará lo humanamente posible para defender sus comunidades y bienes”.