Compartir

En el año 1981 se decidió que en Latinoamérica se conmemore cada 25 de noviembre el día contra la violencia de género. Los movimientos feministas de la región, con una de las tasas más altas de violencia contra la mujer, acuñaron esa fecha en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras. Años más tarde, en 1999, la ONU se sumo a la jornada reivindicativa y declaró cada 25 de noviembre Día Internacional para la Eliminación de la violencia contra la Mujer, en honor a las hermanas Mirabal.

Desde la Secretaría de la Mujer de la Provincia de Formosa, se realizan trabajos de concientización  en articulación con distintas instituciones, centros y organismos, ya sea en la ciudad, como también en distintas localidades del interior.

El día jueves, se realizó la proyección de la película “En el tiempo de las mariposas”, en la Casa del Estudiante del Interior de Formosa, ubicada en Alberti al 866 del barrio Mariano Moreno. La película reconstruye la vida y muerte de las hermanas Mirabal aquel 25 de noviembre, y desde la Secretaría, fue tomada como material para visibilizar la violencia contra las mujeres, e invitar a reflexionar a los presentes sobre esta problemática que es trasversal a todo.

“Estamos trabajando desde el mes de abril con 2 actividades por día, tanto en capital, como en el interior”, relató la Lic. Angélica García.

“Con las charlas y los talleres damos herramientas para que las mujeres puedan detectar, saber, si están ante un posible victimario y que conozcan como pueden proceder. Es un trabajo integral y articulado, donde toda la sociedad se solidariza; queremos que todos hablen de violencia, ya que la violencia no discrimina ni conoce de edad, religión, condición económica o política. La violencia es violencia”. Aseguró.

De esta manera instó a la comunidad a que no naturalice la violencia contra la mujer y que se involucre, “cuando una mujer está viviendo una situación de violencia y lo naturaliza o justifica, es porque está sumamente vulnerable; pero en el momento en que habla o le cuenta a alguien, ahí es cuando podemos involucrarnos, intervenir, colaborar”.

Para finalizar dijo que “queremos llegar a decir-Sí, eliminamos la violencia- ojalá todos nos puedan ayudar a concientizar y prevenirla. Necesitamos de todos, ustedes los medios, la iglesia, las religiones, las organizaciones (…) si todos aunamos fuerzas vamos a afirmar que contribuimos a frenar la violencia”.