Compartir

Para la senadora justicialista de Formosa, Graciela De la Rosa, el “imaginario escenario de la narco-política o narco-estado que describe el senador Luis Naidenoff, merece cuanto menos un categórico repudio”

Entiende que “los dichos del senador Naidenoff denunciado que en Formosa hay un narco-estado, tiene una lectura clara: O es una falacia o seguramente estará entregando pruebas de sus dichos ante la justicia federal. Si no lo hace, es simplemente un embustero más de la política en busca de una notoriedad perdida hace tiempo en la provincia”.

Considera De la Rosa que “todos, absolutamente todos, estamos en contra del flagelo del narcotráfico y sus nefastas consecuencias sobre todo en nuestros jóvenes. Es un grave problema que azota nuestro país, pero no creo que ningún estado, nacional, provincial o municipal forme parte como tal del delito del narcotráfico”.

Para la senadora formoseña, “si yo tuviera tal información, sería mi deber denunciarlo en la justicia. Más aun cuando el negocio de la droga se entrelaza con crímenes aberrantes”, con lo cual deduce que “el negocio del senador es simplemente el agravio y la ofensa al gobernador Gildo Insfrán”, para reprochar a este dado que “se ha devenido en una suerte de actor de reparto de las consabidas series o programas de TV que atacan sistemáticamente a las provincias peronistas”.

Concluyente afirmo De la Rosa que “es inaceptable acusar a cualquier ciudadano por el probable delito cometido por un lejano sobrino político !

Pero más aun es tratar a todos los formoseños de habitar un narco-estado”, finalizando que tales afirmaciones “son absolutamente repudiables”.