Laformed: Aportes sin pausas a la campaña contra el vector del dengue

Compartir

La provincia de Formosa no descansa en la lucha contra el dengue, donde el Laboratorio Laformed prosigue elaborando repelentes de insectos, insecticidas ambientales y larvicidas biológicos que se destinan a la campaña para prevenir la enfermedad a lo largo y ancho del territorio.

En declaraciones recogidas por AGENFOR, la doctora Virginia Castel, explicó que “en Laformed está el Área de Domisanitarios, donde hacemos repelentes de insectos, insecticidas ambientales y larvicidas biológicos”.

“Todo ello está orientado a apoyar la política pública de la lucha contra el dengue”, subrayó, marcando que se trata de una producción de todo el año.

“No nos detenemos porque la lucha contra el dengue es constante, de manera que hay producción por mes, prácticamente todos los días”, apuntó.

Sobre el repelente de insectos, detalló que “es aplicado directamente en la piel, para uso de toda la población, a partir de los dos años”.

A su vez, en el caso del insecticida, precisó que “es un producto que se entrega a la brigada sanitaria, que lo usa para hacer las fumigaciones ambientales”.

Luego se encuentra el larvicida biológico, que “la brigada lo entrega casa por casa y es utilizado en contenedores de agua, donde se colocan gotitas de este producto para eliminar las larvas de los mosquitos”.

En ese sentido, indicó que “de repelente, por mes estamos produciendo 30 mil unidades, de los frasquitos de 110 mililitros”, en tanto que de larvicidas unos 32 mil por mes.

Puso de resalto que el larvicida biológico “es totalmente inocuo, así que se lo puede utilizar en cualquier fuente de agua, bebederos de animales y tanques de vital líquido para consumo humano; lo puede aplicar cualquier persona, por eso se entregan casa a casa para que la gente lo use”.

“El larvicida se ocupa una vez por semana y si llueve, después de la lluvia se vuelve a aplicar”, señaló, mientras que el insecticida “lo utiliza la brigada, que tiene su control; generalmente es a las seis de la mañana, cuando sale el sol, y a las 19. También evalúan en qué lugares es propicio usarlo, donde hay focos es donde más se utiliza”, completó la profesional.