Compartir

PH: Daniel Calderoli

Como cada domingo, las familias formoseñas eligieron visitar la playa de Laguna Oca para recrearse.

Las buenas temperaturas y el día a pleno sol favorecieron la visita tanto en automóviles, como en motocicletas y la vedette de la temporada: las bicicletas.

Atento a la vigencia del protocolo sanitario por la pandemia de Coronavirus que aconseja no compartir bebidas, es común ver en las familias dos equipos de tereré para aplacar el calor de la jornada.

La buena vegetación de la playa con frondosos árboles permite instalarse bajo su sombra y disfrutar del día de playa, hasta las 18 horas cuando es hora de dejar el predio.