Compartir

Elias Pereira cursa el quinto año de la carrera de contador público en la Universidad Nacional de Formosa, en 2012 comenzó a percibir una pensión nacional con la que costeaba sus medicamentos y fotocopias. Sin aviso previo, desde el Ministerio de Desarrollo Social  de la Nación decidieron suspender su beneficio.

En una decisión polémica, el Gobierno nacional empezó a dar de baja – y sin aviso previo- pensiones por discapacidad. Comenzaron a conocerse los primeros casos en Formosa, como el de Elías Fernando Pereira, un vecino del barrio Obrero.

Pereira tiene diagnóstico de parálisis cerebral de nacimiento y por ello contaba con una pensión estatal de $4.200 desde el año 2012. Además sufrió insuficiencia renal crónica, por lo que debió ser trasplantado hace siete años.

“La semana pasada, cuando voy al cajero automático me doy cuenta que no me depositaron la pensión Cuando fui a reclamar,  me mandaron a la Comisión Nacional de Pensiones. Les pedí una explicación y fue que me suspendieron la pensión por un tener amparo familiar, porque mi papá cobra una asignación familiar por hijo discapacitado” se lamentó el joven.

Elías, quien actualmente se encuentra cursando el quinto año de la carrera de Contador Público Nacional, en la Universidad Nacional de Formosa, dijo que si bien el dinero de la pensión no era extraordinario, le servía para comprar sus medicamentos, apuntes, ropa y comida.

Dijo Pereira que intentará revertir esta situación, realizando una serie de trámites, para intentar recuperar su pensión.

Al finalizar, el entrevistado afirmó que deberá realizar una serie de trámites para ver si puede volver a tener la pensión y que de lo contrario la compra de sus medicamentos y la finalización de su carrera se verían en peligro.