Compartir

Se efectuaron múltiples chequeos. Además se ofrecieron charlas sobre prevención del vector del dengue y promocionaron el estudio de PAP entre los padres

Desde el ministerio de Desarrollo Humano de la provincia se informó que se llevó adelante una nueva instancia de actividades del Programa Provincial de Libretas de Salud Escolar en el JIN 8  “Pinocho”, ubicado en el barrio Itatí de nuestra ciudad.

Este operativo sanitario fue concretado por un equipo del centro de salud del mencionado barrio, conformado por: pediatras, odontólogos, enfermeros y vacunadores, quienes dispusieron para los jardineritos: exámenes médicos – de talla, peso, altura, presión arterial; también controles oftalmológicos y bucodentales, a los que se sumaron otros tantos controles pediátricos establecidos por la libreta de salud.

Por otra parte fueron aplicadas las vacunas indicadas por el calendario para la edad de ingreso escolar “y se actualizaron los respectivos carnets de vacunas de acuerdo a las dosis suministradas”.

Los docentes colaboraron con el accionar, mientras que los padres y tutores de los pequeños escolares acompañaron en todo momento y en cada uno de los controles. Desde el equipo de salud, agradecidos por el acompañamiento y la presencia de la comunidad educativa de ambos turnos expresaron “es bueno para los hijos la presencia de los padres, es una forma también de inculcar el hábito de mantener periódicamente el control de salud”.

Dengue y PAP

Por otra parte, el personal de salud ofreció una charla para evitar la reproducción del mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, zika y fiebre chikungunya, insistiendo en que “si cada uno de nosotros nos ocupamos de evitar la formación de los criaderos del mosquito eliminando recipientes y evitamos la presencia del mosquito en los ámbitos de la casa y de los lugares en los que hacemos nuestras tareas cotidianas, ya estamos haciendo un gran aporte como vecinos para prevenir estas enfermedades”

Al respecto, se reiteró a los niñitos y a los padres que “estas son enfermedades que se transmiten a través de la picadura de  este mosquito de una persona que enferma a otra que está sana; no tienen vacunas y, por la tanto, la única manera de prevenirlas es evitando la presencia del mosquito y protegiéndonos de las picaduras por medio de repelentes, el uso de mosquiteros y manteniendo las puertas y ventanas cerradas sobre todo al amanecer y atardecer, horario en que el mosquito se moviliza mayormente”. Jardineritos y docentes recibieron también materiales gráficos didácticos para trabajar la temática.

Asimismo, el equipo promovió el estudio de Papanicolaou (PAP) en las mujeres “aprovechando la presencia de las mujeres docentes, madres y otras mujeres que acompañaron a los niños en este operativo”.

“Nos pareció oportuno recordar que las mujeres de entre 35 y 64 años deben hacerse el PAP de manera anual, que es un estudio gratuito y que solo es necesario que se acerquen al centro de salud y solicitan la consulta con el obstetra para que se programe el turno, tomar la muestra”.

Finalmente explicaron que posteriormente una vez que está  el resultado del análisis patológico de esa muestra se hace la lectura correspondiente por parte de los profesionales del área “para informar a la paciente y hacer el seguimiento correspondiente”.