Compartir

Aseguraron que se incrementó con la cuarentena y es una de las causas más relevantes de enfermedades y muertes en el mundo.

Durante una nueva conferencia de prensa del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19, el ministro de la Comunidad, Aníbal Francisco Gómez, abordó la problemática del consumo excesivo de alcohol en la provincia; admitió que se incrementó en el transcurso del aislamiento social, preventivo y obligatorio y llamó a la reflexión a toda la sociedad para disminuir el dispendio de estas bebidas.

“Es un problema constante en el mundo y que se acentuó debido a esta situación de la pandemia que estamos viviendo. Constituye uno de los hábitos poco saludables que tenemos los seres humanos”, sostuvo el titular de la cartera social.

Consideró que el consumo de alcohol “ha hecho impacto muy fuerte en la era moderna en la humanidad, a partir de la fabricación masiva y de grandes volúmenes de alcohol por vía destilación, que en la era antigua no se hacía de esta manera sino por fermentación, en cantidades limitadas para usos religiosos o festejos en toda la humanidad”.

En ese sentido, el ministro Gómez manifestó que la preocupación es “el uso problemático del alcohol a partir de la oferta excesiva en volumen y costos que tienen todos los jóvenes, fundamentalmente” y advirtió que “el uso del alcohol, junto con el tabaco, una mala alimentación, el sedentarismo, las conductas agresivas, constituyen un verdadero problema, al tal punto que los conjuntos de estas causas constituyen el 47% de las causas de enfermedad y muerte en el mundo entero, incluido Argentina y Formosa. 3 de cada 4 muertes del conjunto de estas causas, pertenecen a este grupo”, indicó.

Además, el funcionario señaló que el consumo de bebidas alcohólicas también aumentó en la provincia, según los registros que lleva el IAPPA, que es el organismo encargado de monitorear esta situación.

“Esto trae aparejadas consecuencias negativas, porque de estas conductas inapropiadas combinadas con otras como las agresivas surgen los accidentes de tránsito que, generalmente, ocurren en personas de un grupo etario de jóvenes. Entonces, el impacto es mucho mayor en pérdidas de vidas útiles que sufren los habitantes”, expresó.

Y agregó: “Vemos que estos accidentes pueden terminar en traumatismos graves, con secuelas e inclusive la muerte, pero en combinación con conductas agresivas, el alcohol provoca agresiones y lesiones de todo tipo y se vio un incremento de lesiones por armas blancas en los últimos días”.

Por último, el titular de la cartera de la comunidad remarcó que es importante que las familias tomen cartas en el asunto sobre sus hijos porque “hay un límite entre lo que el Estado puede hacer con sus regulaciones, recomendaciones y controles y con las determinaciones individuales que deben tomar cada una de las personas, porque de última es una decisión individual decir cuáles son los límites”.

“Recomendamos nuevamente repensar esta situación ya que se pone en riesgo la vida y la salud de las personas con el uso abusivo del alcohol”, concluyó.