Compartir

Los aportes del río Pilcomayo canalizados a través del bañado La Estrella acaban de iniciar la recarga de todo el sistema hídrico de una vasta región de la provincia, fundamental para el abastecimiento de las poblaciones y su utilización en la producción.

Quien confirmo la noticia fue el presidente de la junta vecinal de Posta Cambio Zalazar, Melanio Acosta, dijo que ya en febrero crece la expectativa de los pobladores de las comunidades a la vera de la ruta 86 y otros parajes lindantes al bañado ante el ingreso de las aguas al gran humedal, que expuso “es sinónimo de prosperidad para toda la zona”. Amplio diciendo que “hace dos semanas comenzaron las primeras riadas a trasponer la ruta 28, donde ahora ya se encuentra de 8 a 10 centímetros en el sector del vertedero o trasvase, que está cubierto en por lo menos un 75% de toda su extensión”.

Confirmo asimismo que  “las aguas ya han recargado los reservorios de las comunidades, como en Zalazar y Fortín Lugones, y comenzó también a hacerlo en San Martin Dos”, subrayando que con ello se da el reaseguro de la provisión a los habitantes de toda la zona. Destaco aquí que obras de gobierno como canalizaciones y la reactivación de paleocauces permite el máximo aprovechamiento de las riadas del bañado, lo que permite llevar importantes caudales a una vasta región del noroeste provincial”.

Justamente en la zona de trasvase de la ruta provincial 28 es donde se produce ese espectáculo imponente a la zona del viaducto ejecutado sobre esta traza vial, desde el cual se aprecia en toda su magnitud el imponente escurrimiento de las aguas.

Se trata justamente uno de los sectores donde más visibles se hacen las importantes obras hidroviales, en algunas de las cuales se renuevan periódicamente tareas de mantenimiento. Además, se ejercen estrictos controles al ambiente, ya que se acentúa la presencia de visitantes a quienes se recomienda el cuidado a la rica flora y fauna del lugar.
“Esto quiere decir que en poco tiempo mas todo el sistema estará nuevamente recargándose y con disponibilidad de agua para poder distribuir tanto al sistema de la ruta 81 a través de los riachos Monte Lindo y Pilagás, como al que corresponde a El Porteño, ya sea por riachos naturales, cauces reactivados y canales ejecutados.

Justamente, el sistema hidrovial de la ruta provincial 28, concebida para el manejo y regulación de las aguas que el bañado La Estrella recibe de los desbordes cíclicos del río Pilcomayo, posibilita que una amplia franja de poblaciones situadas a la vera de la ruta 81 no tuviera mayores contratiempos con la disponibilidad del vital líquido.
Se explicó que las aguas que se sueltan en una compuerta partidora sobre la mencionada traza vial, tras recorrer largos kilómetros mediante un canal a cielo abierto y paleocauces reactivados, abastece a importantes reservorios naturales, y desde allí se mantiene la disponibilidad permanente de las plantas potabilizadoras de Las Lomitas, Pozo del Tigre, Estanislao del Campo, Ibarreta y Fontana.