Compartir

El estado provincial coordinados desde el Comando de Emergencia, desplego un plan de asistencia a las familias afectadas por anegamientos en el extremo oeste, a partir de grandes lluvias producidas, sobre todo en territorio salteño que en su escurrimiento terminaron inundado a sectores de poblaciones como Ingeniero Juárez.

El ministro de la Comunidad, Aníbal Gómez, en su condición de responsable de las políticas asistenciales en general y en particular las que se activan ante situaciones como estas, se constituyo en la zona a fin de personalmente coordinar todo el plan de asistencia  que fue dispuesto a partir de la coordinación con el jefe comunal lugareño, Rafael Nacif.

Explico Gómez que “el señor gobernador (Gildo) Insfran nos dio instrucciones claras en estar con la premura necesaria junto a las familias damnificadas. Evaluamos el estado de situación y concurrimos con la ayuda necesaria, sobre todo en los aspectos más elementales como la habitabilidad, alimentación, salud y otros aspectos sociales”.

Explico que  el Comando de Emergencia que preside el ministro de Gobierno, Jorge González, ya dispuso el envió de chapas, cobertores y demás elementos necesarios para quienes acepten ser reubicados transitoriamente.

Dijo que se dispuso el envío de cuatro toneladas de alimento para las familias, sobre todo de los no perecederos, y un despliegue de personal de salud a fin de un control permanente del estado sanitario de las familias.

Se informó localmente en una evaluación primaria, que once familias debieron abandonar sus casas, tras sufrir el anegamiento de las mismas, producto de las lluvias ocurridas en esa localidad del oeste formoseño. Algunas de las familias fueron alojadas en el complejo deportivo y otras en casas de familiares. Está funcionando un comando de emergencia local.

“Está bastante complicada la situación porque todos los reservorios de agua, y donde escurrían están al tope, antes de anoche y hasta ayer llovieron cerca de 100 milímetros, toda la semana pasada también.  Acá cerca de Salta llovieron 175 milímetros, toda esa agua se viene para el pueblo, tenemos 8 barrios anegados, tuvimos que hacer un par de evacuaciones” graficó el jefe comunal.

Destacó que tanto la situación sanitaria como energética está controlada: “estamos trabajando en el acopio de tierra, para ir levantando las casas”.

Dijo además que “Tuvimos que cortar la ruta 39 sur, para que tenga mayor caudal, ya que las alcantarillas estaban saturadas, hasta la noche construimos un puente transitorio para que pueda pasar una ambulancia en caso de emergencia que deba pasar hacia el Bermejo”.

Añadió también que “la laguna que es el reservorio de agua potable de todo el pueblo está de borde a borde, está drenando un canal que hay hacia Los Chiriguanos, y se abrió otro cauce de un río muerto para que nos de espacio”.

Destacó el intendente que “se constituyó un grupo de emergencia con Gendarmería Nacional, Policía, Salud, Educación, Parques Nacionales, Vialidad Provincial, entre todos estamos analizando la situación paso a paso”.

Insistió en recalcar que “no es tanta la lluvia local, sino el agua que nos viene del oeste la que nos está afectando, un bañado que hay hacia Salta que se llenó y desbordo con las últimas precipitaciones”.