Los camiones que abastecen al Mercado Frutihortícola ingresan con normalidad

Compartir

Aseguran que hay predisposición de los camioneros en el cumplimiento de las exigencias sanitarias por la pandemia

El encargado del Mercado Frutihortícola, Emanuel Rigonatto, aseguró que los camiones que ingresan para abastecedor de frutas y verduras lo hacen con normalidad, siguiendo las medidas sanitarias vigentes y, en tal sentido, destacó la predisposición de los conductores al momento de cumplir con las exigencias en el marco de la pandemia por coronavirus.

Rigonatto explicó que los camiones que ingresen a la ciudad para dirigirse al Mercado Frutihortícola deben dar aviso a las autoridades provinciales, quienes en coordinación con las autoridades sanitarias llevan adelante los protocolos en materia de vigilancia epidemiológica contra el COVID-19.

Asimismo, los camiones que provienen de otras partes del país también deben dar aviso a las autoridades policiales al momento de ingresar a la provincia, quienes en coordinación con las sanitarias fijan un recorrido de circulación siendo escoltados por la fuerza policial y acompañados la Unidad de Pronta Atención de la Contingencia (UPAC) para cumplir con las medidas sanitarias fijadas por el Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19.

Después de cumplimentar las exigencias sanitarias, tienen la directiva de realizar la descarga de la mercadería en el Mercado Frutihortícola, tarea que una vez finalizada autoriza a los camioneros a regresar a sus lugares de origen.

En tanto, “en caso de que tengan que ir hacia otro destino que no sea el Mercado, deben dar aviso a las autoridades policiales para que se establezca el protocolo a seguir”, aclaró el funcionario municipal.

Consultado sobre qué actitud tienen los  camioneros frente  a los exhaustivos controles, destacó “el compromiso y la solidaridad” para con las autoridades que llevan adelante las directivas del Gobierno provincial.

En ese orden, elogió las medidas que toma el Consejo del Covid-19, que preside el gobernador Gildo Insfrán, haciendo notar que son muy importantes y gracias a las mismas “Formosa es una de las dos únicas provincias del país que no presenta casos confirmados de coronavirus”, resaltó la seriedad del trabajo provincial.

Luego, volvió a señalar que el funcionamiento del Mercado se da con normalidad: “Diariamente es abastecido con productos de los pequeños productores formoseños como de otros lugares de la Argentina; y así también los vecinos asisten a comprar tanto al sector mayorista como minorista con la frecuencia habitual”.

No obstante, aclaró que los camiones de carga no deberán bajar la mercadería en el Playón Municipal, fijado por la comuna capitalina, explicando Rigonatto que “al tratarse de camiones de gran porte una vez que ingresen a la ciudad se dirigen directamente al Mercado, es por cuestiones de logística y seguridad”, manifestó.

Los precios

Sobre los precios de las frutas y las verduras, el coordinador municipal del Mercado afirmó  que el abastecedor “es un espacio de comercialización que se ubica en la última etapa de la cadena de valor”, por ende “los puesteros del lugar, no son formadores de precios”.

“Ellos se ajustan a la dinámica que se viene dando en el origen de la mercadería”, afirmó y citó como ejemplo que en la zona de Balcarce, en Buenos Aires, con motivo de las lluvias en los últimos tres días se dificultará la extracción de las papas de las chacras y eso a su vez terminará incidiendo en el precio del producto.

Sin embargo, hizo notar que para evitar los sobreprecios, la Subsecretaría de Defensa al Consumidor y Usuario viene realizando “un trabajo muy activo en materia de control de precios”, de manera que “se le pide a todos los introductores de mercadería que puedan justificar el por qué del precio de los productos”, para así cuidar el bolsillo de todos los consumidores.

Por último, manifestó que los puestos de venta minorista que se ubican en el Mercado frutihortícola “lo hacen como en cualquier verdulería de barrio,  cada uno de los puestos calculan su diferencial de rentabilidad”, y sumado a eso el pago del alquiler, explicando de esta manera la variabilidad de los precios de los productos en el lugar.