Compartir

Beneficiarios del Plan Nutrir del Lote 111 destacaron que  la ayuda brindada por el programa provincial les “permite mantener una dieta equilibrada a los segmentos más vulnerables de la sociedad en medio de un  contexto económico muy difícil que se está viviendo a nivel país.”, ponderaron  la buena atención brindada en  los centros de distribución y la calidad de los productos de los bolsones que retiran quincenalmente unas 230 familias por día.

 El gobierno de la provincia de Formosa puso en marcha desde el año pasado el denominado Plan Nutrir  destinado a cubrir los requerimientos alimenticios de los sectores sociales más vulnerables. En la actualidad ascienden a más de 15.000 las familias beneficiarias que cada 15 días  retiran los bolsones en los diferentes centros de distribución.

Las canastas contienen alimentos frescos, nutritivos y saludables producidos  en gran parte por los pequeños productores agropecuarios formoseños como  carne vacuna, de pollo, leche,  arroz, polenta fideo fresco, miel,  poroto, banana,  tomate, batata, repollo,  lechuga, acelga, cebollita de verdeo  perejil, harina de maíz y  maíz para locro, entre otros ,  con un valor en el mercado de $4000.

 Ester Rojas del Lote 111 -que recibe el beneficio desde octubre del año pasado y es madre de 3 hijos – manifestó que “los productos que contienen nos ayuda por un lado a ablandar la economía y por el otro suma para la  nutrición de nuestros hijos ya que además de productos de la canasta básica,  tiene una  gran variedad de verduras con el que se pueden elaborar exquisitas recetas.”

Opinó que  se trata de “una buena gestión que está haciendo el gobernador Insfrán, ya que las frutas, verduras, y otros alimentos provienen de las chacras  de los paipperos, por lo que solo no solo beneficia a las familias, sino también a los productores formoseños.”, por lo que se mostró muy conforme con el programa.

Encargados

Rubén Vega uno de los encargados de centro de distribución del Lote 111, describió que allí se trabaja en dos turnos, dentro de los cuales los beneficiarios se acercan con las tarjetas y documentos a fin de constatar  si están asentados en el sistema.

Relató que posteriormente se procede a la carga de los productos en dos bolsones: una de productos secos y otra de frutas y verduras. “Es un sistema muy práctico que fuimos adquiriendo como método a través de todos este tiempo de trabajo de manera que los beneficiarios pueden constatar que las mercaderías entregadas están en buen estado.”

Por su parte,  Haydee Cáceres, que  se desempeña como responsable suplente  del centro de distribución, detallo que allí trabajan  1 responsable y tres repositores por turno  que atienden a más 230 personas por día.