Compartir

La hija de un paciente octogenario relató la odisea que fue obtener ayuda médica para su padre por parte de su obra social

Elsa Casasola, 57 años, residente en el barrio Eva Perón, manifestó que la obra social de su padre, PAMI, “abandonó” a su suerte

“La obra social PAMI abandonó totalmente a mi padre: El 3 de julio del año pasado mi papá se cayó y se quebró el brazo y la cadera; lo llevamos a su médico de cabecera del PAMI y nos dijo que mi padre tenía neumonía, le recetó medicamentos y lo mando para casa, nuevamente”, detalló.

Su padre tiene 89 años, y tenía unos dolores insoportable después que el médico lo mando para casa con medicamentos para la neumonía. Luego de eso, se le hincho el brazo y no podía moverse.

“Tomamos la decisión de llevarlo hasta el hospital distrital 8 para que lo atiendan y ver qué realmente le pasaba a mi padre. Una vez que llegamos al hospital, enseguida lo atendieron, le hicieron radiografías urgente donde salió que tenía el brazo y la cadera fracturadas”, contó.

Con este diagnóstico, se lo internó y se le practicaron las cirugías correspondientes. Una vez que le dieron el alta, solicitamos al PAMI una cama ortopédica, colchón antiescara y un andador pero recibimos la negativa por parte de esta obra social, argumentando que hay afiliados que desde inicio de 2016 que están esperando y que aún no han recibido, por lo tanto mi padre debía esperar demasiado tiempo para que le den respuesta.

Sabiendo que no podíamos esperar porque él lo necesitaba urgentemente, sobre todo la cama y el colchón, recurrimos a las autoridades del ministerio de Desarrollo Humano provincial quienes inmediatamente nos dieron respuestas a la demanda que en un principio le habíamos hecho al PAMI de la cama ortopédica y el colchón antiescara.

Solución

Casasola comentó que gracias a la rapidez con la que les solucionaron el problema, su padre hoy no sufre de problemas en su piel y tiene muchísima más comodidad en las largas horas que pasa en la cama sin poder levantarse.

“En cuanto a la prótesis que le pusieron al momento de la operación tampoco nos cubrió; hemos gastado 28.000 pesos entre los hermanos para que mi padre pueda operarse; los pañales, medicamentos e insumos que diariamente utiliza mi papá el PAMI tampoco nos dio cobertura; lo estamos pagando de nuestro bolsillo”, dijo.

“En estos momentos mi padre se está recuperando poco a poco pero no gracias a su obra social, sino a lo que nosotros nos hemos movido y a la gran ayuda que estamos recibiendo del Ministerio de Desarrollo Humano provincial, así que toda mi familia queremos dar las gracias infinitas a toda la salud publica provincial: hospital distrital 8, servicio sociales, autoridades y en especial al ministro de Desarrollo Humano, Dr. José Luis Decima y al Gobernador Gildo Insfrán por la buena disposición que tuvieron con nosotros desde el momento cero que solicitamos su ayuda”, concluyó.