Compartir

El médico Raúl Ledesma, coordinador de los CAS (Centros de Atención Sanitaria), repudió el informe presentado por un canal televisivo porteño denunciando una supuesta falta de atención de las pacientes COVID-19 positivo de las comunidades originarias, alojados en los Centros Sanitarios.

En contacto con la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR) el funcionario defendió al equipo sanitario y de voluntarios que día a día brinda su mejor esfuerzo en la atención de internados, en pos de su recuperación.

Indignado por las falacias que escuchó en el informe televisivo, Ledesma detalló el trabajo logístico que despliega la Provincia desde el inicio de la pandemia, y el foco puesto ahora en comunidades originarias, donde se detectaron brotes del virus.

En ese sentidoconfirmó la instalación de tres Centros de Asistencia Sanitaria (CAS) ubicados en las comunidades originarias de La Bomba, Lote 27 y Campo del Cielo, donde  “hay un gran equipo de profesionales en materia de salud trabajando arduamente y cada centro tiene su protocolo de atención médica y de enfermería”.

Además, indicó que reciben la asistencia nutricional correspondiente que incluye las 4 comidas diarias y servicio de limpieza de lugares comunes y habitaciones.

Ledesma, informó que “desde el hospital del Alta Complejidad se dispuso de una ambulancia con equipo móvil de radiografía para realizar a cada paciente que lo requiera y tener una evaluación médica de cómo evoluciona la enfermedad”.

“Esta prestación de salud no la tienen en otros lugares” subrayó y agregó que  “quienes precisen de análisis de laboratorio, el equipo del hospital local se dirige hasta al CAS para realizar esa tarea”.

En otro orden, detalló cuales son los casos que deben internarse en el domicilio, explicando que “son las personas que tienen menores a cargo, personas con discapacidad que no pueda valerse por sí mismos o de tercera edad que necesite asistencia o embarazadas”.

Los que no están incluidos en esos grupos, van a un CAS y explicó que “allí establecemos tres tipos de pacientes, por un lado los menores de 60 años asintomáticos, en otro los del mismo grupo etario que tiene comorbilidades y los mayores de esa edad”.

A estas personas, entre el día 3 y 6 de cuarentena, se les realizan un análisis de laboratorio y radiografía. Al respecto, el profesional señaló que en base a eso se decide si se aplica o no el tratamiento con suero hiperinmune sequino, para ayudar a su recuperación.

Luego de comunicar la logística que conlleva la atención que reciben las personas en los centros sanitarios, dijo que “estos datos contrastan con los que da el canal de televisión porteño,  lo único que hacen es menospreciar el trabajo que se viene realizando en la Provincia de Formosa”.

Continuó señalando que  “no solo desestima al Gobierno, que está dedicado a cuidar la salud de todos los formoseños, sino también el trabajo de todo el equipo de salud y de seguridad”.

“Ir a un CAS no es solo mejorar su calidad de salud sino tener la oportunidad de recibir un tratamiento acorde a lo que necesita”, concluyó.