Compartir

A pesar de las inclemencias climáticas, hubo una buena concurrencia a las sedes

Este viernes 15 de octubre, en el marco de la campaña de vacunación contra el COVID-19, se concretó la segunda jornada consecutiva de inmunización a niños y niñas de entre 5 a 11 años residentes en la ciudad de Formosa.

A pesar de la lluvia, todo se hizo sin inconvenientes, donde padres o tutores acompañaron a los menores a recibir su primera dosis de la vacuna Sinopharm, y en la ocasión, cabe señalar se contó con más establecimientos habilitados para tal fin.

De ese modo, de 8 a 13 horas, se desarrollaron estas actividades en los estadios Centenario y el Cincuentenario, los clubes San Martín, Patria y Sarmiento; el Polideportivo del barrio La Paz, la Casa de la Solidaridad del barrio Eva Perón y el Instituto Pedagógico Provincial (IPP).

A estos se sumaron la base del SIPEC ubicado en el Lote 111 frente a la plaza, el Jardín de Infantes Nucleados N° 9 del barrio Nueva Pompeya y el centro de salud del barrio Namqom, donde sorteando el mal tiempo fueron llegando las personas.

Así lo señaló a AGENFOR Eusebio, integrante de la comunidad quien forma parte del equipo de voluntarios por la salud y la vida. “Hubo una muy buena aceptación de los padres”, resaltó, y aseguró que en estos dos días de operativos “la convocatoria fue muy alta”.

“Todo es fruto de la acertada planificación de esta estrategia sanitaria provincial”, subrayó categórico.

Por su parte, Catalino Sosa, referente Qom del barrio Namqom, al llevar a sus hijos a vacunarse al centro de salud, dijo que como padre “es una gran alegría que los niños ya puedan estar protegidos contra este virus” más aún porque “la pandemia no se terminó”, insistió.

Por eso mismo exhortó a la comunidad a seguir con los cuidados esenciales para evitar contagios, marcando especialmente la muy buena atención y organización de todos los que formaron parte del operativo sanitario.

Sosa también puso de resalto la positiva respuesta de la gente que “comprende que la vacuna es fundamental”, ya que es lo que ha permitido retomar las actividades en todos los ámbitos en el marco de una nueva normalidad que transitamos en Formosa.

Como referente de la comunidad Qom, subrayó por último su satisfacción por el éxito de la vacunación, en la cual “como dirigentes también llevamos el mensaje a los pueblos originarios sobre su importancia para cuidar la salud y la vida”.

Color y alegría

Asimismo, una voluntaria por la salud y la vida de nombre Romina dijo a AGENFOR  que “pensando en cómo atender a los niños en especial para que vengan tranquilos y sin asustarse, desde la organización en el estadio Centenario, se prepararon caramelos, chupetines y otros dulces, además  jugos y facturas, y se disfrazaron algunos de los integrantes del equipo, para darle color y alegría a la jornada que con normalidad se llevó a cabo”.

Por otro lado, la licenciada Ana María del Riccio acompañando estas tareas en el club Sarmiento y puso de resalto que las mismas se dan en el marco de una política provincial “equitativa e igualitaria a los fines de proteger la salud del ser humano”.

“Estamos muy agradecidos sobre todo con las familias por confiar en la vacuna y traer a sus hijos e hijas a inmunizarse”, fue la evaluación de la asesora de Asuntos Educativos del Instituto Universitario de Formosa (IUF).

La diputada provincial Otilia Brítez, por su parte, hizo mucho hincapié en el equipo que conforma la campaña, desde los vacunadores que “ponen todo de sí” junto a la militancia de los jóvenes, y acompañando en esto también la dirigencia justicialista, “siguiendo al gobernador Gildo Insfrán en lograr que todos estén protegidos”, concluyó.