Miles de personas honraron a San Antonio en su día

Compartir

Como cada 13 de junio, los feligreses de la Iglesia Católica celebraron a uno de los santos más venerados, San Antonio de Padua.

Personas de diversos barrios se encontraron con fe y devoción en la jornada de este lunes en la Capilla San Antonio del barrio homónimo para agradecer, cumplir promesas y pedir la bendición para su vida y sus familias.

La primera misa fue celebrada a las 6 de la mañana, y a lo largo del día hubo otras para enfermos, niños, jóvenes y familias. A las 14 se realizó la tradicional bendición “de los promeseros, de los niños y de todas las personas”, como también del pan.

La jornada continuó a las 15:30 horas con una multitudinaria procesión, seguida de la misa central. Este año el lema elegido para la fiesta patronal fue “Por una Iglesia Sinodal, caminemos con San Antonio, en comunión, participación y misión”.

El sacerdote Feliciano Ibarrola, en declaraciones recogidas por Agenfor, consideró a San Antonio de Padua “como uno de los santos más populares”, añadiendo que “es bondadoso y humilde, por eso tanta gente por intercesión de él, pide la bendición a Dios para recibir fortaleza, salud y trabajo”.

Señaló que el acercamiento a Dios, genera cambios en la vida de las personas, afirmando que  “en el camino de la fe uno tiene fuerza para seguir adelante y darle sentido a la vida”.

Por su parte, los devotos expresaron que el santo “es algo grande para su familia y disfrutan en reencuentro en esta importante fiesta”. Algunos fieles se acercan a agradecer por salud y el trabajo, asegurando que es “milagroso”.

Norma, quien hace años asiste a la celebración, expresó que “le pido que bendiga a todo el pueblo formoseño, para que consigan trabajo los que no tienen, que los enfermos se curen y que a los niños no les falte el pan en la mesa”.

Promeseros

Por su parte, Camila y Beto, quienes se acercaron con su hija desde hace dos años, contaron que la niña había nacido prematura y años después tuvo una enfermedad que complicó su salud, por lo que pidieron a San Antonio un milagro para ella. Ahora, muy emocionados, afirmaron que “ya salió adelante y venimos a cumplir la promesa y agradecer, por sobre todas las cosas”.

A su vez, Clara una devota desde niña, contó que hace más de 50 años concurría con su madre caminando a venerar al santo. Asimismo señaló que “esta fiesta es una tradición para nosotros, traemos los principios y valores de nuestros padres”.

Al concluir, aseguró que “San Antonio cumple y nos ayuda a ir venciendo los obstáculos”, asegurando que  “la fe hace que la esperanza se ponga en movimiento”.