Compartir

El licenciado en Economía Adrián Muracciole, se refirió al cepo al dólar, medida que tomó el Gobierno Nacional a través del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), y que rige a partir de este lunes, como una decisión que se tomó “tarde” y que a su entender debió haber sidodesde las elecciones Primarias. En ese sentido, sostuvo que desde las PASO hasta finalizar agosto el país de las Reservas del Banco Central perdió 13 millones de dólares como consecuencia de la fuga de capitales.

“El cepo al dólar volvió tarde. Volvió después de que el país se endeudó en 200 mil  millones de dólares, por lo que entiendo que estas medidas si se implementaban el 12 de agosto (post PASO), el dólar seguiría con un valor de 45 pesos-remarcó, el también concejal de la capital-. Sin embargo, Mauricio Macri se resistió hasta último momento. Yo creo que mucho tiene que ver la presión que ejerció el Fondo Monetario Internacional para que se tomen estas medidas”.

Luego, agregó otro dato financiero: “Hoy tenemos 13 mil millones menos de Reservas en el BCRA que hace tres semanas, tenemos un dólar 20 pesos más caro que hace tres semanas y tenemos la comida 20% más cara que hace tres semanas. Por lo que son medidas que se debió tomar antes, pero esperemos que a partir del cepo por lo menos se empiece a controlar la fuga de capitales”, volvió a reiterar  Muracciole.

En tal sentido, enfatizó que “si se les exige como dice el DNU a los exportadores que liquiden  las divisas de sus exportaciones, si se limita atesorar dólares por parte de los especuladores financieros, si realmente se hace eso, esto debería detener la sangría de dólares y permitiría no llegar al ‘corralito’, pero sobretodo detener la fuga de capitales al exterior”. Hizo notar que “esto demuestra que hace mucho tiempo el Ejecutivo Nacional tuvo la posibilidad de tomar esta medida de restringir la compra de dólares para evitar la sangría en las reservas del país, y no hubo voluntad política”.

Por lo que continuó en esa línea que el propio Macri, desde  hace tres años y medio promueve la bicicleta financiera, y ahora tomó una medida contraria a su doctrina neoliberal. Por lo que el licenciado Muracciole opinó: “Yo creo que a partir de ayer  (por el domingo) hubo racionalidad, aunque considero que la decisión no salió de Mauricio Macri sino que es una exigencia del Fondo Monetario Internacional que le prestó a Argentina más de 45 mil millones de dólares y veía que en vez de utilizar esos dólares para pagar deudas contraídas lo que se hizo fue financiar la fuga de capitales”.

Consultado sobre el alcance de la medida fue tajante al decir que no se solucionan los problemas de fondo que tiene el país que “son muy graves pero que al menos queda algo para que después del 11 de diciembre otro presidente, yo espero que sea Alberto Fernández, empiece a tomar las medidas necesarias para volver a crecer. Volver a generar  trabajo, volver a generar producción y en un camino de recuperación de la Argentina económicamente y socialmente que permita tener un país que nos incluya a todos, como teníamos hasta el 2015”.