Desde septiembre, la jubilación mínima de Formosa será muy superior a la nacional

Compartir
 A partir de este mes de septiembre, la jubilación mínima en la provincia será 8200 pesos, superior en unos mil pesos a la nacional, como consecuencia del traslado al sector pasivo de la política de mejora salarial acordada por el Poder Ejecutivo con los gremios estatales.
Este nuevo valor surge a partir de la nueva escala establecida a partir de la recomposición de salarios del 30% de manera segmentada durante este 2017, del cual en un 25% se hizo efectivo, y el restante 5 % operara en el corriente mes. “De esta manera, de manera automática se reflejar en los ingresos de los pasivos, para nosotros es un beneficio que seamos independientes y que permite a nuestros pasivos estar percibiendo unos 1000 pesos más a lo que abona nación como mínimo”.
Es importante destacar que la jubilación mínima en Formosa es de $7.688, la nacional ronda los $6.400, y desde este mes, la provincia otorgara un 5% de aumento, esto volverá a modificar el monto a favor de los jubilados y la jubilación mínima en la provincia será de $8200.
Así lo certifico el coordinador general de Asistencia Técnica de la Jefatura de Gabinete, Adrian Muracciole, quien se refirió a los recursos en concepto de ATN (Ayuda del Tesoro Nacional) que viene desembolsando el gobierno nacional a provincias y municipios que responden o son aliados a Cambiemos, que afirmo exhiben una diferencia sustancial con quienes son de otro signo e ideología diferente.
“Responde a una lógica de distribución de alguna manera arbitraria de recursos extra coparticipables, lastimosamente esta es una medida común en este gobierno e incluso se utiliza como variable parea disciplinar a todos aquellos que no aceptan acallarse ante las injusticias cometidas desde el gobierno”, sostuvo.
Afirmo que “Formosa no recibió esta ayuda financiera, afirmo, aludiendo al matiz electoral “ya que se utiliza para hacer política, y lo que es peor aun es que tratar de disciplinar a todo aquel que no piensa igual por medio de la billetera”, marcando su parecer de que “esta maniobra no debería existir en la Argentina”.
En cuanto a la reducción del gasto público que es impulsado por el gobierno nacional afirmo: “La provincia tiene cuentas ordenadas, tiene superávit hace quince años y no tiene ninguna deuda, es capaz de administrarse con los recursos genuinos de la provincia que son la recaudación  propia y los fondos coparticipables que les corresponden por ley”.
Significo Muracciole que “con estos recursos  hemos sido capaz de seguir manteniendo el estado, pagando los sueldos en tiempo y forma, de dar el segundo  aumento salarial más importante del país, de continuar con un ambicioso plan de obra pública, la prosecución de los planes sociales y de incluir nada más y nada menos que la copa de leche a todos los estudiantes formoseños de la provincia y también de crear un programa de devolución del 50% en la compra de alimentos todos los meses”.
En este marco expuso concluyente lo trascendente de que “la nuestra es una de las seis provincias argentinas  que no tiene deuda. Esto se debe a que el gobernador Insfrán en el año 2009 soluciono este problema, permitiendo incluso que los municipios de Formosa obtienen ayuda del gobierno provincial, se siguen construyendo escuelas, se siguen construyendo hospitales, pavimentando calles y esto es gracias a la importante inversión pública que realiza el estado provincial, más del 20% del presupuesto se utiliza en la obra pública”.