Muracciole “La salida de Caputo demuestra el absoluto control de FMI sobre la política nacional”  

Compartir

A propósito de la renuncia del presidente del BCRA Luis Caputo, el economista Adrián Muracciole reflexionó “estamos en medio de una negociación entre el FMI y el gobierno argentino por un nuevo préstamo y cuando se está por firmar, renuncia el Presidente del BCRA. Está claro que fue una exigencia del Fondo” al mismo momento que agregó “con esto, queda demostrado que el FMI hoy tiene absoluto control sobre la economía argentina”.

Repasando la gestión de Caputo, el economista que ocupa una banca en el Concejo Deliberante capitalino, puntualizó “que la salida del Caputo haya sido una exigencia del FMI no significa que su desempeño no haya sido uno de los peores en mucho tiempo. Caputo estuvo al frente del BCRA por 100 días. En ese transcurso de tiempo, el dólar se devaluó un 40% y se perdieron U$S 15.083 millones de Reservas. La inflación se incrementó promediando un 3,5% mensual y la tasa de interés subió a niveles inverosímiles. Hoy gracias a Caputo, una PyME está pagando más de 100% para cambiar cheques”.

Con respecto a las consecuencias, la primera reflexión de Muracciole fue “A las 10 renunció Caputo y a las 11 el vocero del FMI anunció quien era el sucesor, no fue el Presidente, ni siquiera el Jefe de Gabinete. El sucesor no tomó juramento ni el Senado aprobó el pliego. Sin embargo, bastó que el FMI anuncie el sucesor de nuestro Banco Central para que todos den por cerrado el tema, demostrando que el FMI hoy tiene control absoluto del programa económico nacional y dejando en evidencia la falta total de soberanía política, así como la debilidad institucional de la Argentina”.

Al ser consultado por las razones de esta dependencia, Muracciole explicó que “en los últimos 3 años, el país emitió deuda externa por U$S152.000 millones, se fugaron más de U$S80.000millones y acumulamos un déficit comercial de U$S13.000 millones. Es decir que la necesidad de dólares es abismal. Solicitamos en mayo un préstamo de U$S50.000 millones al FMI, del cual se depositaron el 21 junio el primer tramo de U$S15.000 millones que debía alcanzar para que Argentina cumpla sus compromisos hasta el año que viene. Sin embargo Caputo al frente del Central uso todo el préstamo en 3 meses, sin poder contener el dólar que llego a $40 y además fue solo para financiar fuga de capitales” y agregó “por ello, ante un nuevo pedido de préstamo al FMI, lejos de cumplir las metas fijadas en el primer acuerdo, hoy el organismo internacional exige que el dinero que nos prestaría se utilice exactamente como ellos quieren y por eso, pidió despedir a un hombre cercano al Deutsche Bank y al JP Morgan, que casualmente ganaron muchísimo dinero comprando dólares estos últimos 3 meses”.