Compartir

Para ello se efectúan múltiples chequeos pediátricos, odontológicos y de enfermería

Desde el ministerio de Desarrollo Humano de la provincia se informó que un equipo de salud del centro sanitario San Agustín se encuentra desplegando tareas vinculadas al programa provincial de Libretas de Salud Escolar en establecimientos educativos que se encuentran en su área de cobertura.

De este modo, se trasladaron hasta las escuelas: n° 88 “Remedios de Escalada” del barrio Fleming y n° 268 “Héctor Manuel Peris” donde se brindaron  atenciones pediátricas y de otras especialidades con el objetivo de actualizar el importante documento sanitario que acompañará otro nuevo año lectivo.

“Aprovechando que los padres llevan a sus niños a la escuela, en estos días en que los docentes se encuentran inscribiendo para este año lectivo, nos acercamos a las escuelas para evaluar la salud de los chicos, y confeccionarles o actualizar sus libretas sanitarias”, explicaron los profesionales intervinientes.

El accionar estuvo a cargo de pediatras, odontólogos, enfermeros y vacunadores, quienes concretaron exámenes médicos de talla, peso, altura, presión arterial y otras tantas revisaciones pediátricas. También se establecieron controles oftalmológicos y bucodentales, a lo que se sumó la aplicación de vacunas y la respectiva actualización de los carnets de vacunación.

Los beneficiados fueron todos los niños que acudieron junto a sus padres y tutores a las instituciones educativas, haciendo hincapié en las atenciones a los que cursarán este año el nivel inicial (sala de 5 años) y de 1°,3° y 6°, grados referentes de los ciclos que componen el nivel primario.

Y agregaron que como ya es costumbre “se aplicaron las dosis de vacunas correspondientes a cada niño según el requerimiento; en algunos casos se suministraron las vacunas que faltaban y, en otros, se completaron los esquemas ya iniciados”. Remarcaron la aplicación de la vacuna HPV en niñas y niños de 11 años.

Además de los múltiples exámenes también se aprovechó la ocasión para promover tanto en los niños como en  los padres la alimentación saludable diaria, evitando que los chicos consuman comida comúnmente denominada “chatarra”. También medidas de higiene como el lavado de manos y la limpieza de los utensilios que se usan en la escuela (tazas, platos, mantelitos)  y el ejercicio físico diario, como parte de los hábitos de vida para cuidar la salud en general y optimizar el rendimiento del niño en el periodo escolar.

Y finalmente se invitó a los padres a acercarse al centro de salud en cualquier momento del año para que tanto los niños como adultos haga su chequeo médico correspondiente.